TDAH:Un ritmo diferente

Aunque parezca igual no lo soy y no es un acto de rebeldía ni de soberbia esto que acabo de decir , sino que soy diferente,mi ritmo es diferente, mi cerebro tiene otro ritmo, pero… soy con mis diferencias…un ser más, un niño más, un adulto más.

Eso sí, aunque desde fuera me maljuzguen, puedo entender que no siempre me entiendan  porque ni yo mismo a veces me entiendo, ni yo mismo a veces me conozco o reconozco, pero…estoy en ello.

Dicen del mundo que es dificil, pero aún más dificil es para nosotros entenderlo y sobretodo ser entendidos por el resto porque la norma , lo igual y sobretodo el que no se den problemas es la máxima de nuestros días- como dice mi madre- y aunque no lo entiendo muy bien, pero algo así será porque sé o me recuerdan cómo debo de hacer, de ser, de pensar, de estar, etc, pero pocas veces alguien me ha mirado a los ojos y antes de maljuzgarme me ha sonreido.

Soy diferente, mi cerebro tiene un ritmo diferente y mi música interior no para nunca. Sé que no lo entendeis pero al igual que yo me esfuerzo en hacer y ser para que me acepteis y me pueda sentir querido o respetado, por favor, hacer también algo vosotros también para bailar y escuchar mi ritmo interno…en definitiva, para conocerme y aceptarme.

cada articulo que vaya encontrando lo incluiré como comentario

51 respuestas a TDAH:Un ritmo diferente

  1. miryea dijo:

    TERAPÌAS CON SONIDOS.
    Un enlace que puede resultar interesante y aprovechable.
    http://www.brainwavelaboratories.com/

  2. aurvitoria dijo:

    Estoy en fase retroceso con mi hijo TDAH. Ya sé que esto es dos pasos para delante y tres para detrás. Pero es muy duro verle llorar porque “Soy un inútil”, “No debería haber nacido”, “Por qué no he nacido de otra manera”. “No sé porque no puedo hacer las cosas”…. Posiblemente tendré que medicarle de nuevo. Me duele, pero es así. Tengo que reconocer que el metilfenidato le sienta bien. Me da miedo todo lo que se dice en contra de la medicación y busco alternativas (que la mayoría no funcionan) pero antes de que acabe con su vida o haga daño a alguien prefiero medicarle con el control de su doctora.
    Por cierto, ha llegado a mis oidos un componente natural ¿alguien sabe algo?
    http://www.herb-e-concept.com/us/es/our-products/lto3-tasteless/

    • miryea dijo:

      Sabes… ya sé de esos momentos, evidentemente, no son como los tuyos, cada uno es diferente, pero…todos duelen.
      Hablas de la medicación y el otro día, comentando mis miedos con una gran amiga, esta me dijo que si nuestro cerebro es química, por qué tenía tantas resistencias a darle química.
      Ello me dió que pensar.
      Supongo que nada es milagroso y todo es factible si realmente va bien.
      Hay una cosa que para mí va bien, pero es dificil de sostener siempre y de igual manera y es la mirada que tú le ofreces y el acompañamiento a este mundo que ni les entiende ni a ellos les resulta fácil sostener.
      Confío en la vida, en lo que vayamos sembrando. Al menos necesito confiar en ello porque sé que no soy imprescindible ni inmortal y en cambio….creo en un proceso natural. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Para qué?¿ Hasta cuándo?
      No sé, no tengo respuestas y no se darlas.

    • miryea dijo:

      yo sabes que a veces soy un poco….en fín!
      He encontrado este artículo que no dice nada nuevo y deja la incognita para la siguiente. Espero que la semana que viene no se me pase mirarlo.
      ” 12 dic 2011
      Paulino Castells – Psiquiatra de familia 0 Comentarios Aunque a estas alturas dudo mucho de que alguna lectora de esta sección desconozca el significado de las siglas TDAH, paso a explicar que son las iniciales del Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad

      El TDAH, a quien más a quien menos, le suena. Bien porque tengan un hijo diagnosticado con este trastorno, o puede ser que se trate de un pariente o un amigo los que están afectos. Pero, prácticamente todo el mundo ha oído hablar alguna vez de este trastorno. Es la enfermedad de moda. Y hay mucha gente “etiquetada” de TDAH… pero que tenga este trastorno en realidad, menos.

      ¿Por qué dice esto último, doctor? Sencillamente, por que se abusa de este diagnóstico. Hoy día, cualquier niño un poco más movido de lo habitual (para un crío de su edad) y que se distraiga con facilidad, no se libra de que le coloquen en la boca… la pastilla milagrosa para el tratamiento del TDAH.

      Y en aquel momento, acostumbra a surgir una inquietante pregunta en la mente de muchos progenitores: “¿Es necesaria esta medicación?”. Me adelanto a responder antes de que alguna lectora me tire encima la caballería y me acuse de médico anti-medicación: “En determinados casos, sí”. Pero, no en todos. “¿En cuales sí y en cuales no? Por favor, especifique un poco más, doctor”, podrá usted espetarme ahora con toda razón. Y yo voy a ver si en este artículo y en los dos siguientes que le sucederán, consigo argumentarle lo que estoy exponiéndole.

      Vaya por delante, que no estoy ni mucho menos en contra de los medicamentos específicamente creados para tratar el TDAH. Ya que tanto los fármacos psicoestimulantes que se utilizan de manera clásica, como otros que han salido más recientemente, son de gran eficacia. Pero, siempre y cuando estén indicados convenientemente. Teniendo en cuenta, además, de que existen otros tratamientos para el TDAH que no pasan necesariamente por la medicación farmacológica (1). Continuaré con este tema la semana que viene.

      (1). Castells P. Nunca quieto, siempre distraído. ¿Nuestro hijo es hiperactivo? (Ceac, 2009).

  3. miryea dijo:

    Cómo explicar a un crio , a un ritmo diferente, que cuando los otros le llaman “cosa” ha de tomar distancia. Cómo explicarle que el respeto a uno mismo supone muchas veces aprender a vivir y seguir solo. Cómo puedes explicarle a tu hijo, a quien has criado en el sentido de la empatía y la compasión, en la de tender la mano a quien lo necesite sin mirar muchas condiciones sociales que no todo el mundo crece en esos valores, que no con él tendrán la misma consideración, pero… que aunque duelan los desplantes ha de seguir considerando que es un buen valor.
    Cómo explicarle que la realidad es un puro e hipócrita teatro sin matarlo tan pronto y sin que sufra tanto y tan intenso.
    Y luego dicen que son unos malcriados unos insoportables unos….. ¡Dios mio! SON CRIOS.
    ¿acaso ya se nos ha olvidado lo que ello supone, lo que fuimos un día no tan lejano?

  4. miryea dijo:

    Es curioso… al final, como ya vamos viendo, los TDAH adultos que llegan a ser”importantes” o que han encontrado un espacio de reconocimiento en el mundo socio-laboral…hablan de la importancia de encauzar la energía que tienen.
    Unos creemos que esa energía ha de reconducirse desde lo artístico, otros desde lo meramente físico o deportivo, otros..con la estructuración milimétrica…. en fín que hay tantas posibilidades como individuos.
    Esto es como lo de la medicación, como la forma de interactuar, como las respuestas, los tratamientos o las medicinas milagro….nada es definitivo, ni generalizable, ni resulta para dos personas de igual forma.
    ¡Dios bendito! y yo que más de una vez quisiera encontrar esa receta mágica que valga en el trabajo, en la familia…con el resto
    En fín, confiemos en que detrás de las oscuras nubes, como dice Sogyal Rimpoché, esta el cielo azul( y qué verdad).

  5. miryea dijo:

    Buenas noticias… una serie que empieza a hablarnos de una realidad que existe y que muchos esconden y otros…evitan ver girando la cabeza y cerrando oidos y ojos.
    Señores…. un placer poder presentar este enlace
    http://www.europapress.es/cultura/libros-00132/noticia-yo-elvis-riboldi-primera-serie-novela-grafica-infantil-espanol-20111115160003.html

  6. miryea dijo:

    dicen que quien está realmente informado… puede decidir con mayor sabiduría.
    Que así sea
    T.D.A.H; Déficit de Atención en alumnos

    Reynosa, Tamaulipas.- Cualquier parecido con la realidad no es la mera coincidencia; si esto sucede en adultos, cuanto más en sus hijos a la hora de poner atención…

    Según el manual diagnostico y estadístico de las enfermedades mentales, es TDA, Déficit de Atención e Hiperactividad.

    ¡!“Es un trastorno en donde el niño tiene problema para poner atención, para concentrarse y regularmente viene acompañado de hiperactividad que puede manifestarse en impulsividad y agresividad” reveló Judith André, Psicóloga educativa.

    Aunque está definido científicamente, suele confundirse este padecimiento especialmente dentro de las aulas de clase, pues se piensa que nuestros hijos no salieron “buenos” para la escuela y no es así.

    Adolfo Limas Sánchez, Jefe Depto. Regional de Educación dice en este sentido: “Muchas veces el alumnos por algún distractor externo, cambia la atención y deja un vacío en el conocimiento que está reviviendo de parte del maestro”.

    Existen principales características de esta enfermedad mental tanto en niños como adultos.

    Disminución del rendimiento académico y profesional.

    Dificultades en el desarrollo social y emocional: Amigos poco estables, relaciones poco duraderas.

    Comportamientos conflictivos.

    A simple vista pasan desapercibidos, pero al observarlos; sobresale que no copian tareas, presentan trabajos incompletos y sucios, esto, repercute en sus calificaciones, no así en talentos o habilidades…

    Judith André, Psicóloga educativa continúa: “Regularmente son niños muy inteligentes, en el que la escuela regularmente vayan bajos de calificaciones no quiere decir que tengan problemas para aprender, tienen problema para poner atención, si el niño lograr captar, concentrarse, hay niños en los que al trabajar con ellos puedes lograr la atención”.

    La Secretaria de Educación Pública ya cuenta con un plan de acción para lograr atraer atención que inicie en el salón de clases…

    Limas Sánchez refiere: “Establecimos una bitácora de atención con los alumnos, de tal manera, que inspectores o supervisores van a tener que salir de sus oficinas, visitar a sus directores, directores visitar las aulas con alumnos trabajando y los maestros operan sus planes y programas de estudio“.

  7. aurvitoria dijo:

    Ojala la práctica fuera igual a la ideología. Qué bonito sería que los inspectores de Berritzegune tuvieran suficientes horas para ver y valorar a un niño/a con TDAH. En la práctica es imposible. Hay otro tipo de problemas: conductuales, cognitivos, físicos… y demasiado poco tiempo para atender a todos ellos. La deshumanización de la educación nos lleva al fracaso. No sólo son ratios, dinero, recursos…Son personitas con necesidades específicas y si no atendemos a los individuos no podremos hacer que esto avance.

  8. miryea dijo:

    Y qué verdad, qué impotencia se siente al ver que la constante deshumanización nos va a llevar a situaciones que por insostenibles…nos explotarán, pero… todo llega.
    Dicen que el futuro de un pueblo se labra con la educación y cultivar el sentido crítico en sus ciudadanos. A nadie importa todo el mundo se calla y la gente sigue y necesita seguir atontándose y culpando.
    Te incluyo un artículo que me han mandado que…referido un poco a lo que comentas.. nos abre los ojos un poco más al estado enfermo de la sociedad y…la sociedad somos TODOS.

    http://www.swissinfo.ch/spa/sociedad/Demasiadas_terapias_para_escolares_con_problemas_.html?cid=31559890

  9. Pingback: Blogueando | Asociacion ANADAHI Alava

  10. miryea dijo:

    Yo no controlo mucho de estas “nuevas teconologías ” pero al leer el artículo que había en el blog de ANADAHI, no me he resistido a copiar el enlace del artículo y ponerlo aquí.
    el enlace para entrar en el blog….está como pingback, gracias por hacerlo por mí.
    mmmmuuuuuakkkkkk
    ESTE ES UN ARTICULO SOBRE EL PROBLEMA DE LA HIPERACTIVIDAD, DEFICIT DE ATENCION O TDAH EN LOS ADULTOS.
    Esperemos que se normalice y se puedan realizar adecuados diagnósticos y rehabilitaciones en este campo. Por el bien de todos y todas

    http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia/2005/11/15/146967.php

  11. miryea dijo:

    otras citas de interés:
    más información sobre ELVIS

    http://www.adn.es/cultura/20111119/NWS-0311-Asterix-Riboldi-Obelix-Elvis-grafica.html

    otro articulo que se titula

    NIÑOS CON CEREBROS CAPRICHOSOS (qué mona anotación)

    http://www.laopinioncoruna.es/sociedad/2011/11/20/ninos-cerebros-caprichosos/552869.html

  12. miryea dijo:

    Para que no se nos olvide lo importante que es criar y educar a un hijo en confianza.
    EDUCA A TUS HIJOS EN CONFIANZA: En origen la confianza viene de afuera. Gota a gota la confianza se asienta en nosotros mismos a través de la valoración, el aprecio y la ecuanimidad de los demás. Por eso es importante que los Padres sean justos y ecuánimes, que no creen falsas expectativas, que no hagan sentir a sus hi…jos que son los mejores en todo ni tampoco los peores en todo, que no los llenen de tareas imposibles, que los confronten con sus destrezas y méritos, que los expongan a los obstáculos y problemas para que puedan sentir lo que pueden y merecen, que los inciten a los aprendizajes y las tareas para el logro de las cosas. Es adecuado también que los Padres muestren a sus hijos los límites, que los confronten con amor y claridad. JOAN GARRIGA

  13. miryea dijo:

    TDAH en adultos, todavía un problema invisible
    BIOGRAFÍA
    ROCIO MAYORAL. Neuropsicóloga, Orientadora Escolar, Maestra y Logopeda. Posee varios masters en Psicología y Educación. Ha trabajado como profesora de Diagnóstico en títulos pr0pios de la Universidad Complutense de Madrid. Ha participado en numerosas investigaciones en el campo de la Neuropsicología y procesos psicológicos Básicos, en educación y desarrollo del lenguaje. En la actualidad se mantiene activa en el campo de la investigación. Además trabaja en clínica infantil y de adultos y como orientadora escolar. Imparte cursos de formación a universitarios, especialistas y a padres. Colabora de forma asidua como técnica en el ámbito periodístico, tanto en prensa como en radio y televisión.
    La hiperactividad en adultos es un problema con muy poca visibilidad social. (Corbis)

    Hasta hace poco, el TDAH en adultos (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) era un gran desconocido. Durante mucho tiempo se pensó que los síntomas esenciales de este cuadro se presentaban únicamente en edad infantil pero en los últimos años sabemos que la realidad es otra. Un gran número de personas que padecieron el trastorno en su infancia, continúan manteniendo los síntomas esenciales hasta la vejez. Según Weiss, “el TDAH puede ser el trastorno psiquiátrico no diagnosticado más común en los adultos”.

    En los últimos años se ha incrementado de manera considerable el número de estudios acerca de este tema y hoy sabemos con toda certeza que más del 50% de los niños que tuvieron TDAH en la infancia mantienen en la vida adulta los síntomas esenciales del cuadro.

    ¿Cómo reconocer el TDAH en la vida adulta?: La falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad son los síntomas distintivos de este trastorno, tanto en niños como en adultos. Pero con la edad muchas manifestaciones cambian de forma y con frecuencia todavía se les atribuye un origen equivocado como el estrés, el ritmo de vida intenso… La investigación establece que en la vida adulta, los síntomas principales del TDAH dan la cara principalmente en forma de: importante desorganización, problemas de atención y memoria, mala administración del tiempo, dificultades en la resolución de problemas, impulsividad e hiperactividad.

    Y es que los adultos aquejados de este trastornosuelen presentar grandes dificultades para mantener la atención, incluso cuando se esfuerzan por hacerlo. Con frecuencia no recuerdan lo que acaban de leer o escuchar. Les cuesta organizarsey priorizar tareas y suelen ser muy olvidadizos. Pero, a diferencia de los niños, la hiperactividad motriz no suele ser incapacitante. No corren, ni saltan sin parar. Afortunadamente. Generalmente, ésta se manifiesta en forma de inquietud, con movimientos constantes de manos y pies y/o hablando sin parar.

    Otra de las características fundamentales de los TDAH se encuentra en su dificultad para inhibir impulsos y pensamientos. Es por eso que, a pesar de la edad, siguen metiendo la pata con frecuencia y toman decisiones importantes de manera precipitada e impulsiva, sin analizar las consecuencias. Dicen lo que piensan sin sopesar quién está delante y además presentan una escasa tolerancia a la frustración y muchas dificultades para esperar.

    Estas manifestaciones hacen que la vida de un adulto con TDAH sea a veces muy difícil y más cuando, por si fuera poco, los estudios establecen que un 60-70% de ellos tiene algún riesgo de padecer dificultades sociales, trastornos de ansiedad, frustración e ira, trastornos afectivos, depresión, trastornos del sueño, u otros debidos a la falta de control (conducta antisocial, trastornos compulsivos, abuso de sustancias o accidentes de tráfico).

    Las ‘ventajas’ del TDAH

    Sin embargo, no solo poseen áreas vulnerables. También gozan de cualidades muy positivas que a veces olvidamos y que hay que fomentar por encima de todo porque desde ellas puede cimentarse el éxito de su vida futura. Muchos son inteligentes, creativos, divertidos y realizan actos elogiosos. Algunos son muy queridos o incluso el alma de su grupo.

    Pero de lo que no cabe duda es que la vida con ellos es muy intensa y quererlos supone un gran reto. Más cuando son adultos y no los entendemos, ni gozamos de autoridad para controlarlos, pues nos obligan a estar en permanente alerta.

    Por eso poder hablar hoy de la existencia de TDAH en adultos supone un gran avance, un alivio y una luz para muchas personas aquejadas del trastorno y para sus familias, que hasta ahora se enfrentaban a un problema muchas veces invisible. Por suerte, en la actualidad contamos con profesionales ampliamente preparados para un diagnóstico certero y una intervención eficaz.

    ¿Cómo ayudarles? Esta afectación tiene una contrastada base biológica y la medicación con estimulantes ha demostrado ser, también en los adultos, una pieza clave en la mejora de la sintomatología esencial del cuadro.

    Sin embargo, todos los estudios coinciden en establecer que el tratamiento más efectivo es aquél que combina la medicación con una intervención psicológica orientada al desarrollo de habilidades conductuales, cognitivas, sociales, y emocionales que ayuden a controlar los síntomas y los posibles trastornos asociados. S. Young y J. Braham, profesoras del KingsCollege de Londres, fueron pioneras en el desarrollo de un modelo de intervención global para el TDAH en adultos cuya eficacia hoy se encuentra ampliamente contrastada.

    No obstante, además de la medicación y la intervención, todos los estudios avalan que la familia constituye una delas piezas clave de la recuperación. Pero en su importante función, necesitan conocimiento y sobre todo mucha ayuda para orientar, contener y estimular a sus seres queridos y, sobre todo, para no desfallecer con ellos.

    Por todo lo señalado debemos ser positivos. El diagnóstico y la intervención del TDAH son cada vez más tempranos. Gracias a ello, y aunque es un trastorno crónico, es posible que en un futuro muchos de los que trabajaron en la infancia lleguen a la vida adulta con los síntomas esenciales muy controlados y grandes posibilidades de una vida plena. Existen muchos casos de niños que lucharon incansablemente con ayuda de padres y profesionales y que hoy afrontan la vida adulta con amplias posibilidades de éxito. Sin embargo, todavía existen muchos adultos de nuestra generación que no fueron diagnosticados en edad infantil y a los que aún no se les ha ocurrido buscar la causa de sus males en esa dirección.

    Aún queda mucho por hacer. El TDAH en adultos todavía está infradiagnosticado y por ello, mal comprendido e incorrectamente tratado. Ante la sospecha es determinante acudir a profesionales que confirmen el diagnóstico y coordinen el tratamiento. Pero queda un gran reto: reconocer los síntomas y, mucho más difícil, sobre todo para los adultos… pedir ayuda.

  14. miryea dijo:

    Doy fé de que añadir este comentario, por lo que a mí me repercute…me pone los pelos como escarpias. ¿Acaso no es el temor que siempre tenemos cuando nos hablan e la necesidad de la medicación?
    Añado este artículo
    Fármaco para el TDAH
    Sanidad notifica que se ha contraindicado la atomoxetina en pacientes con enfermedad cardiovascular o cerebrovascular
    Directorio
    Agencia Española Medicamentos Productos SanitariosMinisterio SanidadStratteraPolítica Social
    MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) –

    La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, ha notificado una ampliación de las recomendaciones a los especialistas sobre el tratamiento con atomoxetina, registrado como ‘Strattera’ por Lilly, indicado en el tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en niños a partir de los 6 años y adolescentes, y ha notificado que se ha contraindicado en pacientes con enfermedad cardiovascular o cerebrovascular graves.

    Esta decisión se basa en un análisis reciente de los datos combinados de ensayos clínicos controlados y no controlados con atomoxetina en niños y adultos, donde se observó que una proporción de pacientes tratados con atomoxetina -aproximadamente entre el 6 y el 12% de niños y adultos- experimentaron cambios clínicamente relevantes en la frecuencia cardiaca -20 lpm o más-o en la presión arterial (15-20 mm Hg o más).

    Adicionalmente, en un número reducido (15-32%) de los pacientes que experimentaron cambios clínicamente relevantes en la presión arterial y frecuencia cardiaca, éstos se mantuvieron en el tiempo o progresaron. La ficha técnica del fármaco ya notificaba que se podía experimentar un modesto incremento de la presión y de la frecuencia cardíaca.

    Sin embargo, como no es posible identificar factores de riesgo o grupos específicos de pacientes de especial riesgo, recomienda una evaluación clínica y cardiovascular antes y durante el tratamiento con atomoxetina, especialmente en aquellos pacientes que pueden ser susceptibles de un empeoramiento de su situación clínica por este motivo.

    Asimismo, en el caso de que antes del inicio o durante el tratamiento se identificasen antecedentes o la aparición de enfermedad cardiovascular, se debe llevar a cabo una valoración por un cardiólogo.

    Tomando como base estas conclusiones, la AEMPS recomienda a los profesionales sanitarios, además de la contraindicación a pacientes con trastornos cardiovasculares o cerebrovasculares graves, en los que se puede esperar un deterioro con un incremento en la presión arterial o en la frecuencia cardiaca clínicamente importante, que se realice un “minucioso examen físico e historia clínica” para evaluar la presencia de enfermedad cardíaca, en aquellos casos que tengan indicios de padecer estos problemas.

    Además, recuerdan que la atomoxetina debe utilizarse con precaución en pacientes que pudiesen empeorar por un aumento de la presión arterial o de la frecuencia cardiaca, tales como pacientes con hipertensión, taquicardia, o enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares.

    Y, por último, medir y registrar en todos los pacientes antes de que comiencen el tratamiento con atomoxetina, así como después de cada ajuste de dosis y al menos cada 6 meses durante el tratamiento.

  15. miryea dijo:

    otro artículo que aunque no nos aporte mucho de nuevo a los que lo vivimos cada días como padres o como profesionales…. puede aportqar a quien a estas lineas se acerque…algo más de leña, para el fuego social diario.
    Ahí va:
    MAITE FERRÍN MÉDICO ESPECIALISTA EN PSIQUIATRÍA INFANTIL
    “En el tratamiento combinado del niño hiperactivo entra el colegio”
    M.P.AMO . ESTELLA . .”Lo importante es ayudar a estos alumnos en la etapa escolar de cara a que puedan desarrollar todo su potencial”
    Actualizada 06/12/2011 a las 00:05 ..2
    ..
    .
    Imprimir
    Enviar ..

    Imágenes
    La psiquiatra Maite Ferrín Erdozáin, durante una de las sesiones impartidas este trimestre a los profesores en el salón de actos del IES Tierra Estella. MONTXO A.G..
    . .Más de un centenar de profesores de los centros educativos de Estella y su entorno asisten a lo largo de cinco miércoles por la tarde al curso que la doctora Maite Ferrín Erdozáin, psiquiatra del centro de salud mental, imparte sobre trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en la población escolar. La implicación de los docentes en la partida jugada ante un trastorno de origen neurobiológico con una prevalencia en el mundo cercana al 5% -un porcentaje que lo convierte en el trastorno más frecuente en la psiquiatría infantil- se ve vital para avanzar y hacer de los alumnos que lo padecen adultos plenos en el futuro.

    Padres con hijos que comparten el mismo diagnóstico han contado con su apoyo para acercar el TDAH a los docentes. ¿Con qué objetivo se imparte el curso.

    Educar a familiares y profesionales de la enseñanza en el conocimiento del trastorno es importante para entender las pautas que deben seguirse en el manejo de estos niños y adolescentes. Para que sea exitoso debe ser bien coordinado entre los profesionales que atienden al niño o al adolescente, los padres y el colegio.

    ¿Qué respuesta se da hoy a estas familias?

    En estos últimos años se ha avanzado mucho en el diagnóstico y tratamiento, lo que ha hecho que muchos niños hayan evolucionado de una manera espectacular. Ello les influye a todos los niveles, en el plano social y en su autoestima.

    ¿El tratamiento farmacológico es el principal?

    Cuando el diagnóstico está bien hecho y se siguen las guías de tratamiento, la medicación suele tener un gran efecto aunque, por supuesto, eso depende del niño y de cada caso en particular. Pero, generalmente, el grado de respuesta es alto, es el que más efectos tiene en los tratamientos de psiquiatría infantil. En general, el TDAH puede responder bien únicamente a un abordaje con medicación y, en los casos más severos o cuando existen otras patologías asociadas, se recomienda abordaje multidisciplinar, como terapias psicológicas conductuales o cognitivo-conductuales.

    ¿Cuáles son las primeras señales que llevan a pensar en que un niño padece este trastorno?

    Generalmente se le percibe en su entorno como un niño diferente, más movido, más impulsivo y más inatento de lo normal. Son síntomas que se manifiestan en varios ambientes a la vez, en la casa, en el colegio o en el grupo social y tienen repercusiones a esos niveles. Existen dos subtipos, el combinado que es el niño hiperactivo impulsivo y con dificultades de atención y el inatento, en el que predomina la inatención. En consulta atendemos más frecuentemente el combinado, pero los estudios indican que el inatento puede ser más frecuente y, simplemente, no llega a consulta porque es difícil de identificar.

    ¿Esperaban esta respuesta, llegar a un número tan elevado de profesores?

    Quieren ser buenos profesionales y están interesados en que se les aporte información sobre un problema clínico que les afecta a ellos durante la etapa escolar. La mejor señal de que se va bien es que estos niños puedan estar como el resto de sus compañeros, no solo en el aspecto académico sino en el de las relaciones y en el desarrollo emocional.

    ¿Qué preguntas surgen entre los padres una vez conocido el diagnóstico?

    Se plantean si sus hijos podrán ser adultos “normales”, cómo les va a afectar de adultos o si necesitarán medicación de por vida.

    ¿Cuál es su respuesta?

    La respuesta es que sí podrán alcanzar lo que se entiende por normalidad e incluso ser exitosas en la vida. Es a eso a lo que se debe aspirar y transmitirles a ellos también que pueden ser igual que cualquier otra persona. Lo importante es que lleguen a la universidad con una nota que les permita acceder a los estudios que ellos quieran, porque estos niños se mueven por motivaciones y ahí entra el aspirar al máximo. Por eso hay que ayudarles en la época escolar para que puedan desarrollar todo su potencial. Los profesores entran en juego en ese punto.

    Los abordajes multidisciplinares insisten mucho en el abordaje en familia, en enseñar qué es adecuado y qué no lo es. Y en ese tratamiento combinado también entra el colegio. Que ambos se comuniquen con fluidez es muy importante porque, lo que a veces se identifica como un problema en casa, en el colegio el niño está bien. El trastorno está únicamente presente en un 5% de la población infantil y eso significa que la mayoría de los niños que son traviesos, activos, algo impulsivos e inatentos lo son dentro de los límites de la normalidad. Además, no hay que olvidar que esos síntomas van también evolucionando y madurando con la edad.

    ¿Qué necesitan encontrar en su entorno estos niños?

    Los factores familiares influyen muy poco en causar la hiperactividad, pero parecen ser muy influyentes a la hora de la evolución del trastorno. Por eso es muy importante que los padres sepan como manejarse. Si ellos hacen las cosas bien, la evolución va a ser más positiva.

    PERFIL
    Maite Ferrín es médico (Universidad de Navarra, 2000) especialista en Psiquiatría general y máster en Psiquiatría Infantil y del Adolescente por el King”s College London, además de doctora europea por la Universidad de Granada. En los últimos seis años, ha centrado su actividad profesional en la psiquiatría infantil y del adolescente, primero en Londres y posteriormente en España.

    Actualmente trabaja en el centro de salud mental de Estella y, a tiempo parcial, en el equipo de Neurodesarrollo del South London and Maudsley de Londres, en concreto en el tratamiento del TDAH en la población infantil. Suma en su trayectoria diversos artículos en relación con este trastorno y otras patologías.

  16. miryea dijo:

    Alteraciones en ADN se relacionan con transtorno de atención

    Investigadores encontrarón variaciones en el ADN de los genes neurotransmisores de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Este hallazgo podría esclarecer más esta enfermedad.

    De acuerdo con informaciones de la revista brasileña Veja, un estudio norteamericano publicado en el sitio web del periódico Nature Genetics, relaciona las alteraciones en los genes neurotransmisores con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
    Los investigadores analizaron el genoma de niños con TDAH y lo compararon con el de niños sanos, buscando variaciones en la secuencia de ADN.

    La investigación encontró cuatro genes de la familia GMR, receptores de glutamato, con un número significativo de alteraciones en la cadena de ADN, en los niños con la enfermedad. Por eso, los genes GMR, neurotransmisores, son importantes en el desarrollo de TDAH.

    El glutamato es una proteína que ayuda a la transmisión de señales en el cerebro.

    Una parte de los pacientes con este trastorno mostró tener esa variación genética. “Los genes relacionados afectan el sistema de neurotransmisores del cerebro implicados en el TDAH. Ahora tenemos una explicación genética para esa conexión, que se aplica al subconjunto de niños con ese desorden”, dijo el coordinador del estudio, Hakon Hakonarson.

    El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es un trastorno neurológico del comportamiento que se caracteriza por la falta de concentración, la inestabilidad emocional, la inquietud motora y las conductas impulsivas. Se calcula que un 7% de los niños en edad escolar tiene este desorden y solo un porcentaje pequeño de ellos lo desarrollará en la edad adulta.

  17. miryea dijo:

    Los medicamentos para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) no aumentan el riesgo de sufrir ataques al corazón, ictus o muerte súbita, asegura una investigación que publica JAMA.

    Las personas con TDAH son inquietas, impulsivas y se distraen con facilidad. Para esta enfermedad no existe cura, pero sus síntomas pueden mantenerse bajo control utilizando una combinación de terapia conductual y fármacos estimulantes.

    Estos medicamentos pueden aumentar la presión sanguínea y el ritmo cardíaco. Existen varios informes, incluido uno sobre niños, que señalan que podrían aumentar el riesgo de ataques al corazón, ictus y de paradas cardíacas repentinas, por lo que “existe una gran preocupación por la seguridad cardiovascular de estos fármacos”, apunta el científicos Laurel Habel, del Kaiser Permanente Northern California, coautor del estudio.

    Para determinar los efectos de la medicación, el equipo de Habel utilizó los registros médicos electrónicos de más de 440.000 adultos con edades comprendidas entre 25 y los 64 años. De ellos, más de 150.000 habían recibido medicamentos para el TDAH. Los fármacos más utilizados en este estudio fueron Ritalin (metilfenidato), comercializado por Novartis, y Adderall (anfetamina).

    Los científicos comprobaron que entre los pacientes de la investigación que habían tomado alguna vez fármacos contra el TDAH, las tasas de problemas cardíacos eran casi las mismas mientras consumían estos medicamentos y un año después de dejar de tomarlos.

    En opinión de Habel, aunque este trabajo no puede descartar por completo un mayor riesgo de problemas cardíacos en jóvenes y adultos de mediana edad, sí proporciona tranquilidad. “Pensamos que nuestros resultados sugieren que estos fármacos no aumentan de forma considerable el riesgo de eventos cardiovasculares”, concluye.

    En Estados Unidos, unos 2,7 millones de niños y más de 1,5 millones de adultos han recibido fármacos para el TDAH.

    Problemas en el cole y en el trabajo
    El TDAH es un síndrome neuropsiquiatrico que comienza en la infancia y puede persistir en la edad adulta.Se estima que afecta a cerca del 4% de la población.El diagnóstico se suele establecer en las consultas de psiquiatría o neurología. Sin embargo, según el psiquiatra José Antonio Ramos, del Hospital Vall d’Hebrón, de Barcelona, “si el médico de Atención Primaria conocide bien sus síntomas y diagnóstico, podrá mejorar su detección y evitará el uso inapropiado de antisicóticos y antidepresivos”.

    En niños, el trastorno se detecta con frecuencia a partir de problemas con el rendimiento escolar. En adultos, el paciente puede consultar por síntomas depresivos, de ansiedad, falta de organiación, impulsividad o dificultad para mantener la atención lo que, advierte Ramos, puede derivar en un bajo rendimiento laboral si no se realiza un tratamiento adecuado.

    El origen de la enfermedad es genético en el 76% de los casos y en el resto se relaciona con factores de tipo ambiental, como el consumo de tabaco durante el embarazo o el estrés.

    Para ayudar a médicos, profesores, pacientes y sus familias, Laboratorios Rubió ha creado la web http://www.analisisgeneticotdah.com, en la que ofrece información sobre la genética de este trastorno y ofrece la posibilidad de solicitar una prueba diagnóstica.

  18. miryea dijo:

    HORRREUR!!!!! Tengo en mis manos una circular de los laboratorios Lilly en la que avisan de la incidencia o digamos que la probabilidad de consecuencias cardiovasculares en aquellos que toman atomoxetina. O sease….Strattera. Quien me ha dado el papel, desde que le ha llegado…trataba de localizarme porque de una población de 1000 y pico niños…el mio es uno de 4 que conozca.
    Estoy temblando…con razón o sin ella pero….¡Dios mio! ¿Acaso los estudios son realmente tan inexactos como dice Moritz sobre la quimio o radio en su libro sobre el cancer?
    Asumo que en cierta manera jueguen con mi salud…aunque me jorobe, pero….a los menores…
    En breve, contrastaré con otros profesionales sobre la circular que tengo en mis manos.
    Anadahi….QUÉ SABEIS DE ELLO?

  19. miryea dijo:

    Una dieta equilibrada podría beneficiar a niños hiperactivos, indicó estudio

    Una simple dieta sana y balanceada puede mejorar el comportamiento de los niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) si la terapia y la medicación fracasan, según un estudio publicado el lunes en la revista estadounidense Pediatrics.

    “Una mayor atención a la educación de padres e hijos para que sigan una dieta saludable, que omita elementos que parecen predisponer al TDAH, es quizá el tratamiento complementario o alternativo del TDAH más prometedor y práctico”, dijo el estudio, realizado por médicos de la Northwestern University Medical School en Chicago.

    “La educación pública en cuanto a un modelo de dieta y un estilo de vida saludable para prevenir o controlar el TDAH puede tener un mayor éxito a largo plazo”, señalaron los investigadores, que mencionaron una dieta rica en pescado, verduras, frutas, legumbres y granos enteros.

    Sin embargo, los científicos, que revisaron los últimos estudios sobre el tema, hallaron evidencia contradictoria sobre el impacto de los suplementos y las dietas con restricciones, que en algunos casos no fueron mejores que el efecto placebo.

    Por lo tanto, señalaron que las intervenciones nutricionales deben considerarse como un método alternativo o secundario para tratar el TDAH, no una primera opción.

    Un 3% a 5% de los escolares de Estados Unidos, o casi cinco millones de niños, son diagnosticados con TDAH, que implica comportamiento hiperactivo, incapacidad para prestar atención e impulsividad. A menudo, este trastorno se trata con medicamentos estimulantes, como la controvertida droga Ritalin.

    Las causas exactas del TDAH son desconocidas, aunque los estudios señalaron factores hereditarios, así como influencias sociales y ambientales. Comer alimentos ricos en azúcar y alto contenido de grasa puede empeorar los síntomas, demostraron algunos estudios.

    Pero aunque medidas como dar suplementos de hierro o evitar los aditivos y colorantes alimentarios se hicieron muy populares en los últimos años, el estudio en la revista Pediatrics dijo que hay poca base científica sólida para respaldar esas afirmaciones.

    Por ejemplo, la muy elogiada Dieta Feingold, que restringe el azúcar, y prohíbe los aditivos y colorantes, así como las manzanas, uvas, embutidos o salchichas, no parece ser tan beneficiosa como se cree.

    “Los estudios revisados no han confirmado la eficacia de la dieta como afirman sus promotores”, dijo la revista Pediatrics, que también señaló que el régimen era muy difícil de seguir para muchos padres.

    Del mismo modo, indicaron que el consumo de posibles alérgenos en la dieta, como trigo, huevos, chocolate, queso y frutos secos, probaron tener un éxito limitado en algunos niños con TDAH, “pero el efecto placebo no se pudo descartar”, dijo el estudio.

    Incluso cuando se trata de azúcar y gaseosas light, dos elementos que muchos padres creen que pueden provocar hiperactividad en los niños, los estudios científicos no pudieron demostrar un vínculo definitivo.

    “La mayoría de los estudios revisados no prueban un efecto adverso importante de la sacarosa o el aspartamo”, dijo el estudio.

    Los autores señalaron que evitar alimentos con alto contenido de azúcar en los niños pequeños “puede prevenir exacerbaciones del TDAH relacionadas con la dieta”.

    Pero cuando los padres restringen el consumo de azúcar de un niño con el fin de evitar el mal comportamiento, su creencia inherente de que eso va a funcionar probablemente contamine cualquier evaluación objetiva de si funciona o no.

    “En la práctica, la relación entre el azúcar y el comportamiento hiperactivo es tan universal en la opinión de los padres de niños con TDAH que probablemente ningún estudio o consejo médico cambie esta percepción”.

    Por otra parte, el presunto papel del zinc y de la deficiencia de hierro merece más estudio, en tanto no se demostró que la terapia de megadosis de vitaminas funcione, e incluso puede ser peligrosa a largo plazo, indicó el estudio.

  20. miryea dijo:

    Expertos EEUU quieren alerta riesgo suicidio en fármaco Ritalin

    16:10h | lainformacion.com

    Por Anna Yukhananov
    ..

    [ 1 ]

    Share7

    .

    GAITHERSBURG, EEUU (Reuters) – Los niños que toman un medicamento común para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) deberían ser advertidos sobre los riesgos de pensamientos suicidas, dijeron asesores de salud pediátrica de Estados Unidos.

    Varios miembros de un comité asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) pidieron a la agencia que cambie la etiqueta de Focalin, una medicina para el TDAH fabricada por el laboratorio suizo Novartis AG, para que refleje ese riesgo.

    Focalin está aprobado para niños a partir de los 6 años.

    La FDA suele seguir los consejos de sus comités, aunque no está obligada a hacerlo.

    La agencia sanitaria estadounidense recibió ocho informes de pensamientos suicidas en chicos o adolescentes que tomaron Focalin en los últimos seis años, y cuatro casos parecieron estar relacionados con la medicación. El vínculo en los otros casos es menos claro.

    “Las ideas suicidas parecen ser bastante serias”, dijo el doctor Sheldon Kaplan, miembro del panel y jefe de enfermedades infecciosas del Hospital de Niños de Texas.

    No obstante, la FDA dijo que el riesgo de pensamientos suicidas no apareció en los ensayos clínicos realizados sobre Focalin, y que los últimos reportes eran una cantidad pequeña comparada con la cantidad de chicos que usan la medicina.

    “Estoy un poco desconcertado por el foco en las ideas suicidas”, dijo Tom Laughren, jefe de la división de productos psiquiátricos de la FDA, en respuesta a la recomendación del panel.

    “Estos medicamentos son muy usados. Y lo que se observa acá es un puñado de informes que son difíciles de interpretar en lo que respecta a la causalidad”, añadió el funcionario.

    La cantidad de niños diagnosticados con el TDAH se disparó en los últimos años. Actualmente, la condición afecta a entre el 3 y el 5 por ciento de los chicos de todo el mundo.

    Los niños con TDAH son excesivamente inquietos, impulsivos y de fácil dispersión, y suelen tener problemas en el hogar y en la escuela. Si bien no existe cura para la condición, sus síntomas pueden mantenerse bajo control con una combinación de fármacos y terapia conductual.

    En Estados Unidos, unos 2,7 millones de personas reciben recetas para medicamentos contra el TDAH, incluidos Ritalin y Focalin de Novartis, Concerta de Johnson & Johnson, Adderall y Vyvanse de Shire y Strattera de Eli Lilly.

    Algunos defensores de los pacientes consideran que los médicos y los padres se apresurarían con el diagnóstico de los niños con la condición, y que los fármacos provocarían efectos colaterales que pueden dañar la salud de los chicos.

    La FDA indicó que alrededor de 1,8 millones de niños recibieron recetas de Focalin o sus versiones genéricas entre mayo del 2005 y julio del 2011.

    RIESGOS Y ADVERTENCIAS

    La etiqueta de Focalin ya alerta a los pacientes sobre la posibilidad de nuevos síntomas psicóticos o maníacos luego de tomar el fármaco, aunque no menciona los pensamientos suicidas.

    Entre el resto de los medicamentos para el TDAH, sólo Strattera menciona los pensamientos suicidas como un efecto colateral, como parte de una advertencia restrictiva de “etiqueta negra”.

    La FDA controla los informes de efectos colateales de las medicinas luego de que fueron aprobadas con el fin de descubrir posibles problemas de seguridad. En el caso de los medicamentos usados por niños, la agencia debe realizar encuentros regulares de asesores para revisar su seguridad.

    El comité asesor y los revisores de la FDA también recomendaron un cambio en la etiqueta de Focalin para que refleje el riesgo de anafilaxis, una reacción alérgica peligrosa, y angioedema, un tipo de inflamación debajo de la piel.

    Novartis manifestó que realizará cualquier cambio necesario a la etiqueta de Focalin luego de debatir al respecto con la FDA.

    “Novartis está comprometido con la seguridad de los pacientes y seguirá trabajando de cerca con la FDA mientras la agencia completa su revisión”, dijo Brandi Robinson, portavoz del laboratorio.
    (Reuters

  21. aurvitoria dijo:

    Este es un estudio que dió mucho que hablar en el 2008. Sinceramente, hay que tener cuidado con estos estudios porque no se realizan en un espectro muy graande de población, Ni opinión personal, es que el Ritalin no es bueno porque no es de acción prolongada. A esos niños que se estudiaron no se hicieron estudios físicos previos: ¿tienen TDAH u otro trastorno comorbido? ¿Tenían ya intentos de suicidio anteriores? ¿Tenían un entorno familiar favorable? Demasiadas preguntas para un sólo estudio.
    Por mi parte, ya sabéis que cuanto menos médico y medicinas creo que mejor estaremos, pero cuando se necesita algo para sobrevivir yo lo tomaré y mis hijos también, estoy pensando en la quimio y en la insulina ahora mismo.
    No creo que el metilfenidato de larga duración (concerta) se administre en España, concretamente en el Pais Vasco, de manera aleatoria y a la buena de Dios. Si así fuera creo que los pediatras, psiquiatras, neurólogos deberían poner el grito en el cielo y no lo hacen. ¿No nos miran con lupa a los que lo tomamos? De verdad, yo si quiero dejarlo es por la monitorización a la que es sometido mi hijo. Me gustaría que le dejaran tranquilo sin tanta revisión y tanto análisis. Por cierto, todo está mejor desde que lo toma. Para el que quiera saber y no hago apologia de la medicación, pero es así.

  22. miryea dijo:

    SOMOZA FERNÁNDEZ – Psicóloga, coordinadora del Programa contra el Déficit de Atención e Hiperactividad

    “Los padres de niños con TDAH nos llegan con una mochila de responsabilidad y culpa”

    Hasta un 10% de los escolares padecen problemas de atención e hiperactividad

    09:03
    VOTE ESTA NOTICIA

    La psicóloga Carmen Somoza, que encabeza el equipo de terapeutas del programa. // Rafa Vázquez

    S. REGUEIRA – PONTEVEDRA Al menos el 20% de las consultas psiquiátricas se deben al Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad, que se estima que afecta a entre el 5 y el 10% de los niños y adolescentes y es tres veces más frecuente en varones que en mujeres. Distracciones de moderadas a graves, conductas impulsivas o inestabilidad emocional son frecuentes en este déficit al que se dedica el nuevo programa que pone en marcha la Concellería de Educación en colaboración con la Federación de Asociacións de Nais e Pais de Pontevedra. La nueva edición arranca esta semana y permite que cada plaza, con un coste mensual de 110 euros, sea más asequible para las familias, que abonan 35 euros.

    —¿A qué se llama Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad (TDA-TDAH)?

    —Es un déficit que puede estar debido a una base genética pero también tener alguna fundamentación ambiental. ¿Cómo se detecta? En los niños aparece demasiado movimiento, distracción, impulsividad, en ellos hay falta de atención y de concentración, todo ello debido a algo fisiológico o al entorno que rodea al niño, esto hace que los niños tengan muchas veces poca autoestima y lo pasen bastante mal. El Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad cada día aparece más en los niños y les crea muchas veces fracaso o inseguridad afectiva.

    —¿Se suele manifestar en forma de fracaso escolar?

    —Frecuentemente, aunque hay varias vertientes del TDAH, por ejemplo están los niños que no se concentran, los que tienen demasiada actividad e incluso, que es lo más frecuente, cuando se dan los dos aspectos combinadas, la falta de concentración y la hiperactividad. Nosotros intentamos tratar un poco las dos fases.

    —¿Cómo evoluciona el trastorno a medida que el niño cumple años? ¿Remite por completo en la adolescencia?

    —No, incluso hay adultos con este trastorno. Lo que sucede es que hoy en día, por nuestro estilo de vida, es mucho más evidente que antes. Un niño antes estaba mucho tiempo en la calle, gastaba muchísima adrenalina, y actualmente la vida de los niños está mucho más controlada, incluso a los adultos nos pasa un poco lo mismo, tienen que estar mucho más tiempo en el colegio y por todo ello se detecta antes. Hay niños en los que el trastorno es una fase y no pasa de ahí y luego hay otros que lo mantienen en la adolescencia e incluso en la edad adulta.

    —Coordina un programa público para tratar a este tipo de niños ¿qué terapias aplican?

    —El programa incluye una parte que es la terapia cognitiva donde se trata la atención, la concentración o posibles situaciones dentro del aula, y luego tenemos la psicomotricidad, que es la parte del movimiento y que también es muy por importante que estos niños aprendan a canalizar. Acuden una vez a la semana a cada una de las terapias y después un taller de padres una vez al mes, nos reunimos con los orientadores a lo largo del curso y el año pasado empezamos a reunirnos con todos y cada uno de los tutores en el colegio de los niños que pertenecen al programa.

    —¿Qué experiencias les relatan los padres?

    —Es muy significativo que cuando llegan al programa la mayoría de los padres trae consigo una mochila con muchas cargas de responsabilidad, culpabilidad, desconocimiento, y según va avanzando el programa los ves, y además así lo refleja su cara, como van comprobando que esto tiene solución, que van adquiriendo herramientas para poder solucionar problemas, comparten situaciones y se muestran muy contentos con el programa.

    —¿Hay un sobrediagnóstico de los síndromes que afectan a los niños?

    —Nosotros no diagnosticamos. Llevamos en contacto desde marzo de 2010 con los orientadores de los centros públicos de Pontevedra, ellos si detectan casos, nos ponen en contacto con las familias, nosotros hacemos una relación y se reciben los niños que se incorporan al programa pero nosotros no hacemos ningún tipo de diagnóstico porque hay niños que si están diagnosticados con TDAH, incluso están medicados, y hay otros que son falsos diagnósticos o que solo presentan los síntomas.

    —¿Qué opinión le merece el tratamiento farmacológico del déficit de atención y la hiperactividad?

    —Creo que en ese campo lo mejor es que opinen los psiquiatras, nosotros la terapia que llevamos a cabo en este programa si que podemos decir que es complementaria de los fármacos, nosotros ni recetamos ni retiramos medicación.

    • miryea dijo:

      Podrían prevenir el riesgo psiquiátrico en adolescentes

      Un grupo de científicos halló que es posible diseñar programas informáticos que distingan entre escáneres cerebrales de jóvenes sanos y de adolescentes que corren más riesgo de desarrollar trastornos mentales como ansiedad y depresión.

      valorar

      Un grupo de científicos halló que es posible diseñar programas informáticos que distingan entre escáneres cerebrales de jóvenes sanos y de adolescentes que corren más riesgo de desarrollar trastornos mentales como ansiedad y depresión.

      En un estudio publicado en la revista (PLoS) ONE, investigadores británicos dijeron que sus hallazgos sugieren que puede ser posible diseñar programas que prevean qué adolescentes en riesgo llegarán a tener problemas psiquiátricos, dando a los médicos más tiempo para intervenir antes de que la enfermedad aparezca.

      “Combinando el aprendizaje de la máquina y la neuroimagen, tenemos una técnica que muestra enorme potencial para ayudarnos a identificar qué adolescentes están realmente en riesgo de desarrollar ansiedad y trastornos de conducta, especialmente donde hay una información clínica o genética limitada”, dijo Janaina Mourao-Miranda, del University College de Londres, que encabezó el estudio.

      La depresión y otros trastornos psiquiátricos son una causa importante de muerte, incapacidad y carga económica en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud predice que para 2020, sólo la depresión será el segundo contribuyente a la carga mundial de enfermedades en todas las edades.

      Podría reducir el daño. Sin embargo, los expertos creen que ser capaz de diagnosticar problemas potenciales antes, e intervenir para ayudar a los jóvenes en peligro, podría reducir de forma significativa el daño causado por los trastornos psiquiátricos y ayudar a prevenir enfermedades graves o recurrentes.

      Por el momento no hay biomarcadores que puedan predecir futuros problemas psiquiátricos e incluso un diagnóstico genético por imagen no puede pronosticar adecuadamente un riesgo psiquiátrico individual, explicaron los investigadores en su estudio.

      Un historial familiar de trastorno bipolar, por ejemplo, confiere un 10 por ciento de riesgo de futuro trastorno bipolar, pero también entre un 10 y un 25 por ciento de posibilidades de desarrollar problemas como trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), depresión importante y trastornos de ansiedad, y es imposible decir cuál de ellos es más probable.

      El equipo de Mourao-Miranda escogió a 16 adolescentes sanos que tenían un progenitor con trastorno bipolar, y 16 cuyos padres no tenían historial de enfermedad psiquiátrica, y analizaron sus cerebros mediante una resonancia magnética funcional mientras realizaban una prueba emocional especialmente diseñada para el experimento.

      Mary Phillips, de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, que también trabajó en el estudio, dijo que dado que la mayoría de los trastornos mentales comienzan en la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta, una detección y tratamiento temprano podría retrasar o incluso impedir enfermedades futuras.

      “La ansiedad y los trastornos del comportamiento pueden tener un efecto devastador”, dijo Phillips.

      “Si somos capaces de identificar a los individuos con mayor riesgo pronto, podemos ofrecer intervenciones adecuadas y tempranas para retrasar, o incluso impedir, el ataque de estas terribles dolencias”, finalizó la experta. l (Reuters)

  23. aurvitoria dijo:

    ¡Qué miedo! Esto es como operar de una pierna antes de que se rompa. Por favor, la enfermedad viene sola, no vamos a buscar curar la posibilidad de que haya. En diabetes 1, algo que conozco, se valora la posibilidad génetica de padecerla y en ese caso controlar la evolución por si debuta, pero a nadie se le ocurre pinchar insulina antes de que eso suceda. Me da un poco de miedo estos estudios, porque detrás hay una industria farmaceútica dispuesta a vender sus antidepresivos a tutiplen.

    El TDAH es otra cosa y se debe estudiar aparte. Es que de esto también conozco.

  24. miryea dijo:

    po zi…a mí también me da miedo reconocer que realmente detrás de este y otros muchos movimientos hay intereses económicos que fosilizan, que enquistan, que proliferan o que abonan distintas formas de control y miedo. Claves para manejarnos, y claves que desde antaño se utilizan y a las que …o en las que…nos aborregamos.
    He añadido este estudio porque al mandarme asociaciones de tdah..lohe agregado, pero…. no estoy del todo conformepero. en esta vida, hasta las distintas opiniones han de tener un espacio.
    Bueno…nos vemos…aunque no sé si el disfráz nos dejará reconocernos..jajajjaja

  25. miryea dijo:

    SEVILLA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) –

    Especialistas del Instituto Hispalense de Pediatría (IHP) han presentado este viernes en Sevilla un programa de realidad virtual, denominado ‘Aula’, “que mejora el diagnóstico y el seguimiento de los pacientes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)”, según ha expuesto el neurólogo infantil del IHP, Miguel Rufo.

    Rufo ha recordado que el TDAH es uno de los trastornos neuroconductuales más comunes de la niñez, que se manifiesta con faltas de atención, hiperactividad e impulsividad, y que en Andalucía, afecta a más de 120.000 niños, cuyo diagnóstico es eminentemente clínico.

    “No existen estudios de laboratorio que sirvan para apoyar este diagnóstico en la práctica clínica, es por ello que muchas veces adolece de cierta subjetividad”, ha ahondado al respecto. Con el fin de dotar al médico de una medida objetiva de los principales síntomas del trastorno, el ‘Grupo Nesplora technology and behavior’ ha desarrollado una herramienta que presenta grandes innovaciones en la medición del TDAH y que el IHP ya tiene disponible en sus consultas.

    “‘Aula’ es un test de realidad virtual que mide en menos de 20 minutos la atención, impulsividad, velocidad de procesamiento, tendencia a la distracción y actividad motora de una forma totalmente innovadora y ecológica, simulando una clase escolar viva y orgánica”, ha proseguido este especialista.

    El programa se realiza en un entorno de realidad virtual, mostrado a través de unas gafas especiales dotadas de sensores de movimiento y auriculares. El escenario virtual que se presenta a través de las gafas especiales es semejante a una clase de colegio o instituto, y la perspectiva se sitúa en uno de los pupitres, mirando hacia la pizarra.

    Los movimientos de la cabeza del niño son capturados por las gafas y el software actualiza la perspectiva en consecuencia, dando al sujeto la sensación real de encontrarse en la clase.

    Durante el examen, según explica el doctor Rufo, se somete a los niños a cinco ejercicios, cuya eficacia ha sido probada en colaboración con profesionales (entre los que se encuentra el neurólogo del IHP), colegios, asociaciones y más de 1.500 niños y supone un salto de calidad respecto a las herramientas que teníamos anteriormente”.

  26. miryea dijo:

    Un retraso en la maduración de algunas regiones del cerebro puede ser el origen del TDAH

    Europa Press

    viernes, 24 de febrero de 2012, 15:13

    “Los fármacos no curan, disminuyen los problemas conductuales”, explica la doctora Katya Rubiá

    MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

    Técnicas de neuroimagen demuestran que los niños con trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad (TDAH) presentan un retraso en la maduración de algunas regiones del cerebro, zonas relacionadas con la atención y el autocontrol, que podrían ser el origen de este y otros trastornos psiquiátricos, según ha explicado la doctora Katya Rubiá, profesora en Neurociencias Cognitivas en el Instituto de Psiquiatría de Londres (Reino Unido).

    Las investigaciones llevadas a cabo por su grupo investigador lo demuestran, explica en una entrevista Europa Press. “Nadie sabe por qué se produce el TDAH, lo que sí se ha demostrado a través de técnicas de imagen es que hay zonas más afectadas que otras, concretamente en las conexiones entre el lóbulo frontal y los ganglios basales, estas regiones (redesfrontosguiadas), son importante para la atención, el autocontrol, la atención y la motivación”, afirma.

    Se considera que el TDAH no tiene una causa única, sino que se da por una serie de factores biológicos y psicosociales que interactúan entre sí. Por un lado, una producción irregular en dos neurotransmisores como son dopamina y noradrenalina; y, por el otro, la predisposición genética, que se traduce en un riesgo del 57 por ciento de que el niño presente este trastorno si uno de los dos padres también lo tiene.

    En este sentido, investigaciones acerca del origen del TDAH realizadas en las dos últimas décadas han hecho grandes progresos en la comprensión de las funciones del córtex prefrontal, en su implicación en los procesos de inhibición y autocontrol a través de las llamadas funciones ejecutivas y, por tanto, en su implicación en los procesos neuropsicológicos alterados subyacentes al TDAH.

    Esta experta utiliza la neuropsicología, la genética, la manipulación farmacológica y la resonancia magnética para investigar los sustratos neuronales de las funciones cognitivas asociadas con la atención y la impulsividad en el desarrollo normal y en especial en trastornos infantiles como el TDAH y otros trastornos conductuales.

    Dado que los síntomas que sufre el niño con TDAH van más allá de los síntomas nucleares del trastorno (hiperactividad, falta de atención o de impulsividad), en la actualidad se establece que el tratamiento correcto del TDAH pasa por su abordaje multimodal. Esto supone la realización simultánea y coordinada de aproximaciones terapéuticas farmacológica, psicológica, psicopedagógica y psicosocial.

    El fármaco más utilizado es un psicoestimulante, el metilfenidato, que aumenta los niveles de dopamina. Aunque, en los últimos años se están estudiando nuevos bioquímicos. No obstante, recuerda, “los fármacos no curan, disminuyen los problemas conductuales”, hasta el punto de que “en el 70 por ciento de los pacientes los fármacos disminuyen los problemas conductuales hasta un 40 por ciento”. Sin embargo, no los normalizan del todo y, al menos, “hay un 30 por ciento de niños que no responden a ninguna medicación”, para estos caso se aplican sobre todo los tratamientos conductuales.

    LOS MALOS DE LA CLASE

    Este trastorno se caracteriza por la hiperactividad, falta de atención e impulsividad, pero va más allá ya que afecta a todas las áreas de la vida del paciente relacionadas con el desarrollo social y emocional. En la vida cotidiana, estos niños son incapaces de permanecer quietos y concentrados en una actividad, no atienden y tienen un mal comportamiento.

    “Tienen grandes problemas con la atención sostenida, para concentrarse, se distraen con mucha facilidad y les cuesta atender a una cosa; tiene una falta de inhibición y problemas con la memoria a corto plazo; son impulsivos y no consideran las consecuencias de sus actos”, explica.

    Asimismo, presentan un retraso psicomotor, trastorno del lenguaje y dificultades en la grafía, que muchas veces se confunde con falta de interés o incapacidad del niño para aprender. A todo ello se le debe añadir su mala gestión de las emociones, que les lleva a tener problemas con sus compañeros y a que a menudo se les etiquete como ‘los malos de la clase’. De hecho, señala Rubiá, “se ha observado que hasta un 50 por ciento de los presos han sufrido TDAH en la infancia”.

    Infradiagnóstico es alto, “en gran medida por el desconocimiento de los médicos de Atención Primara”, explica, sin embargo es indispensable abordar cuanto antes su tratamiento porque es una enfermedad crónica.

    Afecta entre el 3 y el 7 por ciento de la población infantil en España, según la Guía de Práctica Clínica en TDAH, del Ministerio de Sanidad. Se estima que más del 80 por ciento de los niños que presentan el trastorno continuarán padeciéndolo en la adolescencia, y cerca del 65 por ciento lo presentarán también en la edad adulta, aunque las manifestaciones del trastorno irán variando notablemente a lo largo de su vida.

    Actualmente, esta experta está estudiando el uso de ‘neurofeedback’ en estos pacientes y ha observado que se han producido avances en este área, ya que “tanto en niños como adultos se ha comprobado que son capaces de activar las funciones deterioradas”. Según explica se trabaja directamente con el paciente enseñándole a autorregular las regiones que no tiene completamente activadas.

    No obstante, el tratamiento pasa por una atención multidisciplinar, apoyada por psiquiatras especialistas en niños y centros de atención donde se les ayude a modular el comportamiento, a través de fármacos y actividades conductuales. Además, ha añadido, es necesario aumentar la información y formación sobre este tema entre profesionales y la población general.

  27. miryea dijo:

    Horreur!!!!!
    Os remito a un artículo muy próximo en el que el Gobierno Vasco….opina.
    Doña mía, decíais vos…..que se rumoreaba que todo era mentira???? leedlo por vos misma
    http://ciencia.elcorreo.com/bichos-humanos/2012-02-27/pastillas-portarse-bien-20120227.html

  28. miryea dijo:

    Trastorno de déficit de atención y el debate sobre la medicación infantil

    Cada vez son más los casos de niños que padecen esta afección. Por un lado, sostienen que es necesario un tratamiento con fármacos, pero por el otro, preocupa que se realice el tratamiento sin mirar todo el contexto

    Domingo 13 Mayo de 2012 |

    Posadas.
    ¿Qué es el trastorno por deficit de atención con hiperactividad (TDAH)? ¿Se debe medicar o no al niño? ¿En qué situaciones? ¿El tratamiento es de por vida? Estas y otras preguntas realizó El Territorio a dos profesionales de diferentes ámbitos con el objetivo de reflexionar y debatir sobre este trastorno que afecta a cada vez más niños, quienes por lo general, son medicados.
    En el mercado existen varios fármacos para tratar el TDAH, los más utilizados son los derivados de metilfenidato que “es un psicoestimulante, que actúa recaptando a la mayoría de las sustancias neurotransmisoras (la dopamina o la serotonina) lo cual hace que el chico preste más atención, disminuya su hiperactividad, la impulsividad y tenga un cambio en la conducta. Es mucho mayor la amplitud de conocimiento y de captación que tiene cuando el chico está medicado”, explicó Guido Barreyro, pediatra especialista en psiquiatría infanto juvenil.
    Actualmente, Barreyro atiende cientos de casos de TDAH. “El concepto que yo tengo para medicar es: un niño que sufre y hace sufrir a su entorno, ese chico merece ser medicado. Cuando estos chicos, a pesar de que se han tomado todos los recaudos, no logra los objetivos y empieza a tener síntomas agravados que hacen bastante complicada su vida, como ser trastorno de la ansiedad, tics nerviosos, cuadros depresivos que a veces son muy graves, trastornos de la alimentación o del sueño, también trastorno obsesivo convulsivo, fóbicos, medios o temores, en ese caso creemos que es importante medicar al niño”.
    Desde una postura diferente, Pablo Vain, magister en educación de la Unam, consideró que “el problema es que todo esto se hace desde un lugar netamente biológico y no se hace un análisis de los contextos, no se tiene en cuenta qué pasa en la escuela o si la escuela es interesante para el niño o qué pasa en su vida familiar”.
    Para Vain “hay distintos actores que intervienen y que pueden hacer intervenciones netamente perjudiciales, porque las puede hacer el médico o la maestra, que a veces lo hacen con muy buena voluntad. He hablado con muchas madres que me dicen ‘estoy contentísima porque desde que detectaron que el problema era el TDAH y lo medicaron, ahora está fantástico’. ¡Pero claro, si lo están sedando! Ahora, ¿qué tipo de niños y futuros jóvenes o ciudadanos de este país queremos formar si lo estamos estupidizando con drogas?”.
    Por su parte, Barreyro aclaró que “no es que se medica a todo chico que se mueve. Porque además, uno medica después de haber hecho los mapeos cerebrales, en muchos casos, se piden resonancias magnéticas con sustancias de contraste donde podemos demostrar en imágenes y clínicamente la patología del niño, realmente se estudia bien caso por caso y se medica el caso que debe ser medicado”.
    En relación a las posturas que rechazan la medicación del niño, el médico sostuvo: “Soy muy respetuoso del libre pensamiento. El tema es que hay que hacerse cargo, cuando uno medica se hace cargo del paciente en todos los aspectos para un buen seguimiento clínico. La pregunta es: esta gente, ¿se hace cargo de los adolescentes que terminan en suicidio? ¿O de los chicos que desarrollan después un cuadro de bipolaridad o de frustraciones tan graves que terminan con el abandono escolar y la tendencia que hay cada vez más a las drogas?”
    Y luego opinó que “es muy fácil, obrar por la libertad y decir, no a la medicación pero hay que hacerse cargo del chico en todos los aspectos, y también hay que ponerse en la piel de la familia, de los hermanitos, que tienen que sobrellevar una diferencia, porque estos chicos son extremadamente demandantes. Y hay que ponerse en la piel de esa madre que está con ese chico todo el día, uno lo ve en el consultorio, son madres que llegan llorando al consultorio desesperadas, al borde del colapso total. Nosotros estamos viendo casos complejos, entonces no se puede poner a todos en la misma bolsa, hay que evaluar caso por caso, no es una cuestión de medicar por medicar, se medica a quien necesita”.

    Desde la medicina
    En general, según informó Barreyro, “de un cien por cien de casos reales estamos hablando de que en Argentina las estadísticas nos dicen que hay entre un 5 y 8 por ciento de niños en edad escolar que padecen esta afección; de este 5 por ciento solamente de un 10 por ciento del total concurre a la consulta y de ese 10 por ciento el 1 por ciento en definitiva termina siendo medicado o continua un tratamiento aceptable, el resto abandona o es mal medicado en su momento”.
    Los primeros en detectar el trastorno en el niño son los docentes del preescolar “que empiezan a darse cuenta que estos chicos no son igual al resto, no pueden cumplir con la consigna, no logran sentarlo más de dos minutos, tienen tendencia a romper cosas, a perder cosas, a molestar otros chicos”.
    A partir de ese momento, comienza las consultas con psicopedagogas o psicólogas de la escuela, y se inician las derivaciones. “Pasan a la segunda etapa, que es cuando comienza la primaria donde ahí sí ya al ser más rígida la escolaridad, empieza con las notitas desde la dirección, la obligatoriedad de los padres de concurrir a la escuela para hacerse cargo del hijo, la interconsulta con psicólogos y psicopedagogos, y ahí muchos psicólogos o psicopedagogos que no conocen bien la temática o el abordaje hacen que estos chicos se vuelvan crónicos prácticamente, porque al ser un problema neurobiológico, siempre hablando de los casos medicables, requieren de la farmacología para mejorar y realmente disminuir toda su sintomatología. Finalmente concurren al neurólogo o al especialista y es ahí donde se debe priorizar los casos que deben ser realmente medicado”.
    Respecto a la posibilidad de que el niño se vuelva dependiente de la medicación, Barreyro explicó: “Cuando estos chicos logran sus objetivos o fundamentalmente logran enfocar aquello que es lo que motiva su vida, por ejemplo son muy buenos en determinadas áreas, muchos son genios, del arte o del deporte. Cuando ellos canalizan en lo que es realmente el motivo de su vida, estos chicos se nivelan y son chicos felices, no hace falta medicarlos; pero mientras estos chicos no tengan ningún motivo, no tengan planificación, futuro, estrategias para abordar su vida, estos chicos merecen ser tratados. Si hablamos de estadísticas aproximadamente un 25 o 30 por ciento deben ser medicados el resto de su vida, para andar bien y otros serán re-medicados en determinado momento de su vida”.

    Desde la educación
    Según analizó Vain, “hace diez años aproximadamente, empieza a tomar con fuerza todo un movimiento de etiquetar al niño con ciertos síndromes, por ejemplo uno es el TDAH. Se supone que es un problema de índole biológica que un niño sea desatento o que un niño sea hiperactivo, y luego se lo medica para que no sea tal cosa, por lo tanto se le da un sedante”.
    Sobre la posibilidad de que el niño se vuelva un adulto dependiente a la medicación, el magister consideró: “Es que la medicación psiquiátrica (y a veces otra medicación) se transforma en adictiva en la medida en que el sujeto o su familia o su entorno depositan en el medicamento la solución del problema. Entra en una complicidad, que para peor está legitimada desde el médico que tiene un rol en la sociedad que es determinante. El médico es el que trafica con la enfermedad o la salud, trafica con la muerte”.
    Con dureza, Vain opinó:“Que un médico como el gerente del IPS desde la posición de mucho poder, porque está en la línea de conducción de la obra social más importante de la provincia, esté difundiendo las bondades de la medicación para tratar el TDAH es, a mi modo de ver, -lo asumo y estoy dispuesto a debatirlo con él y con quien quiera- altamente perjudicial para la salud y para la formación de todos los misioneros”.
    Para Vain, la medicación debe ser “el último recurso para cuando realmente no hay otro camino, por otro lado, yo creo que hay niños que en realidad están confundidos con otra cosa, si un niño, por ejemplo, no escribe bien no tiene un déficit atencional tiene un problema de organización y eso con ayuda psicopedagógica se resuelve”.
    A su vez, apuntó a la escuela como espacio primordial para evitar el TDAH. “La escuela está organizada de tal modo que todo aquello que se desvía un poquito de lo que es la norma, molesta. Pero además encuentran la legitimación en el psicopedagogo, el psicólogo o el médico. El niño o el adolescente discordante, ese que por ahí es un poco rebelde o que no se ajusta en el sentido más tradicional, hay una forma muy elegante de sacártelo de encima que es ponerle un rotulo que tiene una enfermedad, entonces tu conciencia queda tranquila, te lo sacas de encima, no te molesta en las clases”.
    En este sentido, Vain opinó que “si la escuela sigue siendo, aburrida, autoritaria, no genera ningún interés para los chicos, ¿cómo queremos que los chicos estén tranquilos y atiendan?”.

    Qué es el TDAH
    “El trastorno de déficit de atención es un trastorno neurobiológico producto de una desorganización a nivel de lo que sería la corteza pre frontal, abarca algunos núcleos que están localizado justamente en la corteza, lo cual produce un déficit o una alteración en todo lo que son las actividades psicomotoras en los niños”, explicó Barreyro.
    En general, “estos chicos son francamente irritables desde lactantes, tienen dificultades en la alimentación, manifestaciones de ira, la hiperactividad comienza desde muy temprana edad, prácticamente caminan antes de tiempo y de ahí no paran nunca más”.
    “El chico manifesta mayor hiperactividad que sus pares, mayor impulsividad que muchas veces trae como consecuencia la puesta en peligro de él mismo, de su vida, y de los que lo rodean; y una marcada inatención, lo cual le trae problemas en la escolaridad, y finalmente terminan provocando retraso escolar y deserción escolar”, describió el médico.
    A esto se suma el trastorno de conducta: “Ese subgrupo se llama oposicionista desafiante, son chicos que desafían las distintas reglas de convivencia, ya sea en las casas como en la escuela, y en todos los ámbitos donde se manifieste. Estos chicos son de mayor complejidad en su tratamiento”.

    Cuestionar las etiquetas

    El Forum Add es un grupo de profesionales (psicólogos, psiquiatras, pediatras, neurólogos, psicopedagogos, entre otros) preocupados por el auge que ha tomado en los últimos años la patologización y medicalización de la infancia. “Vivimos en una época en la que niños y adolescentes suelen ser etiquetados y medicados por moverse en clase, atender a cuestiones diferentes a las que se espera y no obedecer. Se medicaliza el malestar infantil y adolescente pensando, desde lógicas reduccionistas, a problemas complejos”, advierte este grupo en su página web http://www.forumadd.com.ar y continúa: “Son rotulados y medicados de un modo inmediato, sin que nadie los haya escuchado; sin referencias a su contexto y a su historia, sin que se haya realizado ningún intento de comprender sus conflictos ni de ayudarlo de otros modos”, sostienen en uno de sus documentos.
    Y luego describen: “Así, niños inquietos, niños con dificultades en el aprendizaje, niños soñadores, niños que presentan diferentes conflictivas son unificados en una sigla. De este modo, hay un conjunto de enunciados descriptivos que se terminan transformando en enunciados identificatorios y que llevan a que un niño sea catalogado por los síntomas que presenta perdiendo así su identidad. Se pasa de: “tiene tics”, a “es un Gilles de la Tourette” o de: “tiene conductas compulsivas y reiteradas” a “es un TOC”. En vez de preguntarse por qué un niño está triste, se habla de un trastorno bipolar… El más difundido es el Trastorno por Déficit de Atención (con o sin hiperactividad), título con el que son estigmatizados niños que presentan diferentes características”.

    “Por terribles los echan de las escuelas”

    POSADAS. Según los datos estadísticos, en cada curso de 30 o 40 alumnos existen 2 o 3 niños con TDAH, “por lo cual, es claro que no son diagnosticados en su gran mayoría y son los que típicamente son catalogados como los “terribles” del curso o los “repitentes”, debido a que no aprendieron nada durante todo el año”, informó Rossana Thomas, coordinadora de la agrupación que nuclea a Familiares y amigos de discapacitados (Fadis).
    Thomas comentó que “curiosamente los pedidos que hemos recibido de información del TDAH, provenían de tías y tíos que estaban preocupados porque sus sobrinos habían sido “sacados” de la escuela a raíz de los problemas de conducta que presentaban”.
    En este sentido, los familiares “manifestaban que la ‘madre’ ya no sabía qué hacer y que pensaba en no mandarle más a la escuela y que eso los había motivado a hablar con ‘alguien’”.
    Por otro lado, Thomas apuntó a la falta de información sobre el TDAH, lo cual provoca exclusión y discrimación. “Habitualmente, si no tenemos a un familiar con este tipo de conducta, no nos interesamos mucho en saber y eso hace que como sociedad no ayudemos a padres y docentes a sentirse mas cómodos y normales con estos hijos o alumnos y los obligamos a ir excluyéndolos socialmente, por ejemplo no lo invitan a los cumpleaños porque es terrible, no le permiten a sus hijos sentarse juntos en la escuela porque ‘no queda quieto y molesta’ y así vamos encontrando infinidad de situaciones que podríamos manejar mejor si tuviéramos en claro cómo actuar”.

    Consejos para los padres
    Fadis (Familiares y amigos de discapacitados) es un grupo de auto-ayuda. Desde la experiencia, es decir familiares y amigos de personas con discapacidad, intercambian información respecto a la discapacidad, “no evaluamos tratamientos ni emitimos opinión al respecto, si buscamos información para quienes lo necesitan, sobre la discapacidad, sobre sensibilización, sobre tratamientos, sobre derechos etc, a fin que cada uno pueda ayudar a la inclusión social, educativa y laboral de las personas con discapacidad, o bien al intercambio con docentes y profesionales, pero siempre desde la posición de la familia”, aclaró Thomas, quien además es farmaceútica.
    En relación al TDAH, la coordinadora sostuvo “un niño con este trastorno que es permanentemente subestimado en su entorno, difícilmente podrá sentirse incluido, entender las reglas de convivencia y ajustarse a una rutina. Lo importante es centrar la atención en el niño o niña y no en el trastorno de conducta que posee”.
    Sobre la posibilidad de medicar al ñiño, Thomas “cada caso en particular, debe examinarse exhaustivamente para determinar si es necesaria la utilización de una farmacoterapia”.
    En general, según explicó, los casos de TDAH se resuelven con un trabajo en conjunto de familia,docentes y especialistas. “No existe una receta única, porque cada niño o niña es diferente y su entorno es diferente. Pero lo importante es que sepan los padres y los docentes, que pueden implementarse determinadas conductas (técnicas de estudio, planificación, memorización etc, estrategias para mantener la atención, recordatorios y ayuda memorias en lugares estratégicos etc) que les permiten una mejor inclusión del niño o niña en la familia, en la escuela y en la sociedad”.

  29. miryea dijo:

    Cuando la hiperactividad se hace mayor

    Los adultos con TDAH recaen con más frecuencia en las drogas o cambian de trabajo con asiduidad

    27.05.12 – 00:15 –
    DANIEL ROLDÁN | MADRID.

    Imprimir
    Enviar
    Rectificar

    1 voto2 votos 3 votos4 votos5 votos
    0 votos

    0Comentarios |

    En Tuenti

    El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los síndromes que más se están detectando entre los niños, aunque los expertos rechazan que se trate de una enfermedad novedosa o que esté de moda. A principios del siglo XX, el doctor George Still ya habló sobre la desatención, una hiperactividad y cierta impulsividad que caracterizan a este síndrome conductual. Los cálculos más optimistas indican que el 3% de los niños lo sufren, aunque algunos médicos sitúan cerca del 7% el número de personas que tienen este síndrome, cuyo origen en ocho de cada diez casos es genético. Estos trastornos acompañan al ser humano durante toda su vida, aunque con bastantes grados de afectación.

    Dos tercios de los niños con TDAH siguen mostrando síntomas en la adolescencia y la mitad en la edad adulta, aunque lo que fundamentalmente cambia son las consecuencias que sufren estos pacientes. En la adolescencia empiezan a aparecer fallos en la autoestima, comienzan a fumar, aparecen los problemas legales y algunos abusan del alcohol o las drogas. Precisamente, una de las preguntas más frecuentes que se hacen los expertos en TDAH es porqué los adolescentes y los adultos jóvenes tienen el doble de posibilidades de consumir drogas que las personas de su edad que no tienen este síndrome. «No hay ninguna razón científica que nos digas el motivo», reconoce el doctor Josep Andoni Ramos-Quiroga, miembro del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron.

    Podía creerse que la combinación de fármacos que toman para el TDAH, una familia de las más eficientes en el mundo de la Psiquiatría, podrían incidir de alguna manera en este altísimo porcentaje. Sin embargo, están descartados. Desde este punto, se abre el abanico de posibilidades sobre las causas. Uno puede ser la falta de control de estos pacientes. «Si uno toma cuatro o cinco porros al año, no es un drogadicto. Estas personas pueden tomar esa misma cantidad en un día», explica el doctor Ramos-Quiroga.

    Estudios y relaciones

    Otro de los factores que se baraja parte del sentimiento de vulnerabilidad de estas personas. Se ven incapaces de realizar una vida similar a la de sus amigos o familiares y eso les lleva a sentirse con una consideración baja de sí mismos. Por eso, permanecen menos tiempo en puestos de trabajo y su índice de separaciones y divorcio es más alto que el resto. «No son capaces de permanecer mucho tiempo en una oficina porque se sienten agobiados. Cualquier trabajo al aire libre, que sea inmediato como el de un mensajero, es perfecto para ellos», apunta César Soutullo, psiquiatra infantil de la Clínica Universidad de Navarra.

    En este sentido, uno de los informes más completos sobre el TDAH, el Milwaukee Young Adult Outcome Study, asegura que los adultos con este síndrome tiene tres veces más probabilidades de ser despedidos de su puesto de trabajo, se cambian con mucha más frecuencia de empresa. Los trastornos de usos de sustancias también suelen estar relacionados con cierta marginalidad social, que en el caso de estas personas se acentúa debido a su patología y a la que se puede caer debido a un fracaso escolar. Es decir, que se unen los peores expedientes académicos. En este sentido, el abandono de los estudios secundarios se sitúa en el 38% frente al 5% de las estudiantes sin TDAH, según el informe estadounidense; el acceso a la universidad se coloca en el 22%, pero solo el 5% es capaz de graduarse.

    Esta falta de concentración y de continuidad en una actividad también se traduce en la incidencia de problemas en las aulas en edad secundaria: un 42% de los alumnos con déficit de atención por hiperactividad es repetidor; un 60% suspende y un 14% es expulsado frente al 6%. En esa época, a los 15 años, también empiezan a tener relaciones sexuales, aunque se caracterizan por usar menos métodos anticonceptivos que también tiene sus consecuencias: sufren cuatro veces más de transmisiones sexuales y el número de nacimientos de niños con menos de 20 años es 40 veces mayor.

    Otra de las características de estos adultos es que tienen más probabilidades de recibir multas por exceso de velocidad, padecer accidentes y distraerse conduciendo. «Andan con el móvil porque no pueden estar a una sola cosa», aclara Ramos-Quiroga.

  30. miryea dijo:

    ´No tratar el déficit de atención puede llevar a caer en las drogas´

    Las personas que no siguen una terapia “tienen más probabilidades de sufrir accidentes de tráfico”

    12:31

    Josep Antoni Ramos-Quiroga ofreció ayer una charla en Alcantarilla

    El psiquiatra coordinador del programa de TDAH del Hospital Universitario Vall d´Hebron de Barcelona ofreció ayer una charla en Alcantarilla para orientar a los padres y a la comunidad educativa sobre el diagnóstico y el tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

    ­­
    ­El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) afecta a un cinco y un seis por ciento de la población infantil y a entre un dos y un cuatro por ciento de los adultos. Detectar la patología a tiempo e iniciar un tratamiento adecuado puede facilitar el día a día del paciente.

    ¿Qué síntomas suele tener una persona que padece TDAH?

    Es una patología que suele iniciarse en la infancia. De hecho, afecta a un cinco o un seis por ciento de la población infantil y suele caracterizarse por un marcado déficit de atención en tareas que exigen concentración. Quienes la padecen suelen ser distraídos, olvidadizos y tener dificultades para organizarse. Además, tienen tendencia a perder las cosas. Por otro lado, también aparecen síntomas de hiperactividad: les cuesta estar sentados, se mueven constantemente, son impulsivos, interrumpen las conversaciones…

    ¿Qué efectos puede tener en el niño que la patología no se trate adecuadamente?

    Sin prevención es muy fácil caer en el fracaso escolar por la dificultad de mantener la atención. Cerca del 40% de las personas que padecen TDAH pueden tener problemas de adicción a las drogas o al alcohol. También presentan mayor índice de probabilidades de sufrir accidentes de tráfico y dificultades para adaptarse a un puesto de trabajo. Esto no es solo un problema de mal rendimiento, sino que va mucho más allá.

    ¿El tratamiento siempre debe ser individualizado?

    Y personalizado según las dificultades de cada persona. Si el trastorno es leve se aplica un tratamiento psicológico y cognitivo-conductual; si es grave, se añaden los fármacos.

    Hay muchos padres que son reticentes a medicar a sus hijos…

    El médico tiene que saber explicar en qué consiste el tratamiento. Hay que tener en cuenta que en muchos casos se puede reducir el riesgo de fracaso escolar o de consumo de drogas. A veces, el hecho de que haya que medicar al paciente se distorsiona, pero nosotros conocemos los fármacos que recetamos desde hace más de 50 años y que han tomado más de 100 millones de personas en todo el mundo.

    Conocemos los efectos incluso mejor que los del paracetamol y el ibuprofeno.

    ¿Se alarman los padres cuando se les comunica que su hijo padece este trastorno?

    A nadie le gusta. Más allá de la rabia o el malestar, lo más importante es pensar que el trastorno por déficit de atención e hiperactividad tiene remedio y que hay herramientas para que la evolución del paciente sea la correcta. En estos casos, el papel de la familia y de los educadores, que muchas veces son los que detectan la patología, es importantísimo.

  31. miryea dijo:

    Niños superdotados: ¿tu hijo es uno?

    Mujer » Mamá y Bebé » El Niño Pequeño

    Niños superdotados: ¿tu hijo es uno?Por: Sandra Olguin| Fuente: Cortesía| 2012-07-06 13:52 TEXTO 0Temas relacionados: Niño pequeño, Psicología infantil, Consejos para mamá y papá
    Foto: Thinkstock/GettyImages

    Entra a la Fotogalería
    Todo sobre la mente de tu hijo pequeño

    No detectar a tiempo la inteligencia superior puede provocar que las capacidades y habilidades desaparezcan y no sean aprovechadas

    ¡Síguenos también en Twitter.com/Esmas_Mujer
    y en Twitter.com/Sand_EsMasMujer,
    y en Facebook como Esmas Mujer!

    El psicólogo más joven del mundo es mexicano, tiene 17 años y se llama Andrew Almazán. En entrevista exclusiva con Esmas Mujer, Andrew nos contó lo que significa ser superdotado, cuáles son las características de un niño superdotado y cómo se debe atender su inteligencia superior.

    ¿Cómo saber si mi hijo es superdotado? Señales y factores

    Las primeras señales de una inteligencia superior a lo normal, que pueden presentarse desde el primer año de edad, incluyen:

    + Los niños aprenden a hablar antes de tiempo
    + Pueden caminar antes de los dos años y medio
    + Aprenden a leer y escribir antes de los dos años y medio
    + Presentan características psicológicas particulares: “son hiperactivos, les gusta moverse todo el tiempo, tienden a ser distraídos, pero cuando se les pregunta nos damos cuenta de que sí están aprendiendo, son muy sensibles emocionalmente, perciben fácilmente su entorno e interactúan con los adultos”, explicó Almazán.

    Por otro lado, existen factores que contribuyen al desarrollo de una inteligencia superior:

    + El 30% de la inteligencia es hereditaria. Si alguien en la familia es superdotado, las posibilidades de que tu hijo lo sea aumentan.

    + Que un bebé sea alimentado con leche de su mamá puede llegar a ser el factor decisivo de si la inteligencia superior se va a expresar o no.

    + Los estímulos externos son muy importantes. La inteligencia de los niños superdotados deben contar con un ambiente sano y amoroso en su familia.

    La confusión con el Trastorno de déficit de atención

    La complicación de las características psicológicas diferentes que un niño superdotado presenta, consiste principalmente en el aspecto de la hiperactividad. Según el Centro de Atención al Talento (CEDAT), la mayoría de los casos de niños superdotados fueron diagnosticados erróneamente con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

    “La diferencia principal entre un niño con TDAH y otro que es superdotado consiste en que la primera es una enfermedad por una falla en el área cerebral y la otra es una simple diferencia. Los superdotados, aunque parecen estar distraídos, sí aprenden y los otros no”.

    La forma más fácil de distinguir científicamente entre un niño superdotado y un niño con TDAH es realizar una prueba de coeficiente intelectual (IQ, en inglés). Los niños superdotados tienen un IQ mayor a 130.

    La forma correcta de tratar a un niño superdotado

    La discriminación o el bullying hace que las habilidades y capacidades de los niños superdotados eventualmente desaparezcan porque “genera en los niños un deseo de integrarse al promedio y empiezan a imitar conductas de niños regulares, eliminando sus intereses superiores. Los niños van perdiendo las habilidades porque no las usan”.

    Si sospechas que tu hijo es un niño superdotado debes llevarlo a una institución profesional (como el CEDAT) para que realizan un diagnóstico acertado. “Es mejor realizar la prueba y que resulte que el niño no es superdotado, a nunca realizarla y que su inteligencia se desperdicie”, subrayó Almazán.

    ¿Te gustaría que tu hijo fuera un niño superdotado? ¿Por qué?

  32. miryea dijo:

    una nueva plataforma para intercambiar información y lo que vaya surgiendo.
    http://www.comunidad-tdah.com/

  33. miryea dijo:

    Iniciar la medicación contra el TDAH en fechas más tardías afecta negativamente el rendimiento escolar
    27 de Julio 2012
    Un estudio en niños islandeses asociaría la edad a la que se comienza a tomar medicación para el TDAH con el rendimiento escolar, en especial en matemáticas y lengua

    Un equipo de investigadores y epidemiólogos de la Universidad de Islandia y de la facultad de medicina del Hospital Monte Sinaí de Nueva York afirma que comenzar a tomar medicación contra el TDAH más tarde afectaría negativamente el rendimiento escolar de niños de edades comprendidas entre nueve y doce años. Los resultados de su estudio han sido publicados en el número de julio de la revista especializada Pediatrics.

    Los investigadores analizaron los datos de 11.872 niños islandeses nacidos entre 1994 y 1996. Los niños comenzaron a tomar medicación para su TDAH en diversos momentos entre los 9 y los 12 años de edad. (Sería entre el curso 4º y el 7º del sistema educativo estadounidense). Los resultados estadísticos demostraron que los niños que comenzaron a recibir tratamiento farmacológico hasta 12 meses después de sus exámenes de 4º curso tenían una pérdida de rendimiento escolar en matemáticas mucho menor que aquellos que comenzaron a tomar medicación de 25 a 36 meses después de realizar sus exámenes de 4º curso. (0,3 para los primeros contra un 9,4 por ciento de los segundos). Las estadísticas también revelaron que las chicas lo hacían mejor en matemáticas, mientras que los chicos tenían una ventaja marginal en matemáticas y habilidades lingüísticas.

    La medicación contra el TDAH se usa ampliamente en los EE.UU, mientras que en Europa se emplea de forma más moderada, aunque el uso de fármacos para el control del TDAH en Islandia es más similar al de los EE.UU que al del resto de países europeos. Según los autores, existen muy pocos estudios a largo plazo de los efectos del empleo de medicación para el control del TDAH y el rendimiento académico.

    Iniciar la medicación contra el TDAH en fechas más tardías afecta negativamente el rendimiento escolar
    27 de Julio 2012
    Un estudio en niños islandeses asociaría la edad a la que se comienza a tomar medicación para el TDAH con el rendimiento escolar, en especial en matemáticas y lengua

    Un equipo de investigadores y epidemiólogos de la Universidad de Islandia y de la facultad de medicina del Hospital Monte Sinaí de Nueva York afirma que comenzar a tomar medicación contra el TDAH más tarde afectaría negativamente el rendimiento escolar de niños de edades comprendidas entre nueve y doce años. Los resultados de su estudio han sido publicados en el número de julio de la revista especializada Pediatrics.

    Los investigadores analizaron los datos de 11.872 niños islandeses nacidos entre 1994 y 1996. Los niños comenzaron a tomar medicación para su TDAH en diversos momentos entre los 9 y los 12 años de edad. (Sería entre el curso 4º y el 7º del sistema educativo estadounidense). Los resultados estadísticos demostraron que los niños que comenzaron a recibir tratamiento farmacológico hasta 12 meses después de sus exámenes de 4º curso tenían una pérdida de rendimiento escolar en matemáticas mucho menor que aquellos que comenzaron a tomar medicación de 25 a 36 meses después de realizar sus exámenes de 4º curso. (0,3 para los primeros contra un 9,4 por ciento de los segundos). Las estadísticas también revelaron que las chicas lo hacían mejor en matemáticas, mientras que los chicos tenían una ventaja marginal en matemáticas y habilidades lingüísticas.

    La medicación contra el TDAH se usa ampliamente en los EE.UU, mientras que en Europa se emplea de forma más moderada, aunque el uso de fármacos para el control del TDAH en Islandia es más similar al de los EE.UU que al del resto de países europeos. Según los autores, existen muy pocos estudios a largo plazo de los efectos del empleo de medicación para el control del TDAH y el rendimiento académico.

  34. miryea dijo:

    Educación regula el apoyo escolar a los alumnos con trastornos de aprendizaje y TDA-H

    Directorio Departamento Educación Gobierno Navarra
    Centro Recursos Educación Especial Navarra Se
    Profesorado
    Participación Educativa

    Se han editado dos guías y se han programado actividades formativas con recomendaciones para el profesorado

    PAMPLONA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) –

    El Departamento de Educación del Gobierno de Navarra ha regulado a través de una orden foral el apoyo escolar al alumnado que presenta necesidades específicas debido a trastornos de aprendizaje (TA) -con dificultades para la lectura, la escritura, el razonamiento o las habilidades matemáticas- y al trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDA-H).

    Esto supone que, en adelante, los centros educativos navarros deberán incluir en sus respectivos planes de atención a la diversidad el apoyo específico que requieren los alumnos que presentan estos trastornos, con adaptaciones en los currículos y en los procedimientos de evaluación, entre otros. Con ello, se garantiza normativamente una atención más acorde a las necesidades de estos estudiantes a lo largo de toda la etapa educativa y se favorece la igualdad de oportunidades educativas y sociales, según ha informado el Gobierno foral.

    Al objeto de proporcionar a los profesores información básica y una serie de pautas de actuación en la materia, el Departamento de Educación ha editado más de 3.000 CD con guías informativas sobre cada uno de los trastornos, que se remitirán a todos los centros educativos y se pondrán a disposición de los docentes en la web del Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra (CREENA). Se han programado, además, actividades formativas dirigidas a profesores.

    En Navarra hay censados cerca de 2.500 alumnos con alguno de estos trastornos. En concreto, 1.708 presentan un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (de ellos, 1.296 chicos y 412 chicas) y alrededor de 800 con trastornos de aprendizaje.

    Estos datos han sido presentados por el consejero de Educación del Gobierno foral, José Iribas, en una rueda de prensa en la que también ha intervenido el director del Servicio de Igualdad de Oportunidades, Participación Educativa y Atención al Profesorado, Andrés Jiménez.

    APUESTA POR LA INCLUSIÓN

    Según recoge la orden foral 65/2012, publicada en el Boletín Oficial de Navarra del pasado 20 de julio, la intervención se deberá desarrollar de forma prioritaria en el aula, bajo los principios de normalización, equidad e inclusión. Para ello, se deberá promover la adecuación de los procesos educativos a las características del alumno.

    Entre otras medidas, contiene la realización de adaptaciones de acceso al currículo, la utilización de metodologías variadas (el aprendizaje por proyectos y en grupos, la aplicación de las TIC en el aula, etc.) para favorecer un aprendizaje más motivador y vivencial, y la adaptación de los procedimientos para evaluar el aprendizaje (informar de la realización de las pruebas con antelación suficiente, combinar pruebas orales y escritas, destacar en el enunciado de las preguntas las palabras clave, permitir que el alumnado disponga de más tiempo para terminar el examen si lo precisa, etc.).

    En el caso de aquellos estudiantes que deseen continuar con sus estudios en los niveles de Formación Profesional o universitarios, el orientador del centro de Secundaria enviará la documentación pertinente para la adecuación de las pruebas de acceso correspondientes.

    Adicionalmente, se valorará la necesidad de apoyo de los especialistas (en pedagogía, audición o lenguaje) y se fomentará la colaboración de las familias y de las asociaciones en la materia, con las que se ha consensuado la normativa.

    ATENCIÓN A LO LARGO DE TODA LA ETAPA EDUCATIVA

    La detección de las necesidades deberá realizarse lo más tempranamente posible, con el fin de prevenir los desajustes en el aprendizaje, y deberá mantenerse a lo largo de toda la etapa educativa. Para ello, se hará un seguimiento del alumno para comprobar si alcanza los objetivos relacionados con la lectura, la escritura y el cálculo, así como de aspectos conductuales.

    Además, se establecerá una coordinación entre los departamentos de Educación y de Salud para un mejor diagnóstico y tratamiento. En los centros educativos, será el orientador el encargado de realizar la evaluación y, en el caso del TDA-H, de derivar al alumno al pediatra o médico de atención primaria.

    La orden foral es de aplicación en todas las etapas educativas previas a la universitaria (Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y FP) y garantiza el traspaso de la información entre los profesionales cuando se produce un cambio de nivel o de centro por parte del alumno, con el objetivo de adecuar la respuesta a lo largo de toda su escolaridad.

    DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

    El déficit de atención e hiperactividad es considerado un trastorno del comportamiento. Tiene un origen neurobiológico y se inicia en edad infantil. A su aparición contribuyen diversos factores genéticos y ambientales. Las últimas investigaciones apuntan a que se produce un desequilibrio de algunos neurotransmisores, que son los responsables del funcionamiento de la corteza prefrontal.

    Los estudios neuropsicológicos han demostrado que los niños con TDAH presentan alteraciones en las funciones ejecutivas, que les causan dificultades en la organización, en la planificación, y en la priorización, además de déficit de atención y precipitación de la respuesta.

    El TDAH se caracteriza por presentar un patrón persistente de desatención y/o hiperactividad-impulsividad, que es más frecuente y grave que lo observado habitualmente en los sujetos de edad y nivel de desarrollo similar e interfiere en la vida cotidiana en casa, la escuela y su entorno en general. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que no todo niño movido o despistado tiene un trastorno.

    Se estima que afecta aproximadamente al 3-7% de la población en edad escolar (con más prevalencia en los niños que en las niñas), por lo que es el trastorno más frecuente en la infancia y la adolescencia.

    No todos los niños con TDAH manifiestan los mismos síntomas ni en la misma intensidad. Dependiendo de los síntomas predominantes, se presentan tres subtipos: subtipo con predominio del déficit de atención; subtipo con predominio hiperactivo/impulsivo; y subtipo combinado. Este último es el más frecuente, siendo más fácil de detectar por las conductas disruptivas.

    En un alto porcentaje los niños que presentan TDAH asocian otros trastornos, siendo los más frecuentes el trastorno negativista desafiante, los trastornos de aprendizaje (dislexia, discalculia, etc.), trastornos por tics y los trastornos de ansiedad.

    TRASTORNOS DE APRENDIZAJE

    Los trastornos de aprendizaje hacen referencia a las dificultades específicas en la lectura, la escritura o el cálculo, lo que tiene implicaciones relevantes para el aprendizaje escolar. Son también conocidos con nombres como dislexia, discalculia o disortografía, y podrían afectar a entre el 5% y el 10% del alumnado.

    Estas dificultades son específicas ya que, en principio, no muestran problemas para otro tipo de aprendizajes. Un trastorno de aprendizaje no es el resultado de una discapacidad intelectual, de una deficiencia sensorial (problemas de visión o de audición), de una situación socio-cultural desfavorecida o del absentismo escolar, aunque hay alumnado que puede tener esos problemas y, además un trastorno de aprendizaje.

    Se piensa que los trastornos de aprendizaje se deben a problemas en el desarrollo del sistema nervioso central, pero aún no se conocen las causas concretas por las que algunas personas desarrollan un trastorno de aprendizaje. Se considera, también, que los TA son crónicos aunque no se manifiestan igual en las distintas etapas de la vida del alumno.

  35. miryea dijo:

    Hace unas semanas JOn y Genma me pasaron este fabuloso artículo en papel que quiero dejároslo aquí. Da gusto leer cosas reales como estas….desdramatiza la perpétua culpa que sentimos los padres y nos deja otra ventanita abierta.

    ¡…CONFLICTOS FAMILIARES…!”: TDAH ¿ES POSIBLE MEJORAR LA CONVIVENCIA?

    ¡…CONFLICTOS FAMILIARES…!”: TDAH ¿ES POSIBLE MEJORAR LA CONVIVENCIA?

    Publicado por José Javier González Lajas en 22 marzo 2010 (Del blog http://tdahsalamanca.wordpress.com/)

    En la familia el TDAH tiene un alto poder impactante porque el niñ@ con TDAH requiere una mayor dedicación, más formación por parte de los padres y más recursos económicos para su tratamiento. La crianza-educación supone una reordenación de la dinámica familiar porque siempre son niñ@s que necesitan que les dediquen más tiempo y que la estructuración de la vida familiar sea más intensa (horarios, ocio, estudio, espacios, relaciones interpersonales y posibilidades de “respiro” y descanso para los padres y herman@s. Las dificultades para llevarlo a cabo, a fecha de hoy son evidentes, sobre todo por el hecho de conciliar la vida familiar y laboral que en el caso de familias con TDAH, replantean requerimientos especialmente intensos.

    La necesidad de que los padres cuenten con una formación adecuada que incluya una información significativa sobre el conocimiento de las principales características del TDAH y sobre el papel esencial y fundamental que desempeñan en su tratamiento, así como la adquisición de las habilidades pedagógicas elementales, constituyen una necesidad más que deben satisfacer las familias en las que se integra algún afectado por TDAH.

    Cuando su hij@ tiene problemas para obedecer órdenes o parece hacer lo contrario a lo que se le pide, cuando para que haga algo hay que decírselo infinitas veces y ordenarle algo se convierte en un “infierno”… no cabe duda de que la hiperactividad no es sólo un problema del sujeto afectado por el déficit de atención y alteraciones del comportamiento que presenta, ya que el impacto adverso que tiene sobre la vida cotidiana se deja sentir en casa, en el colegio y obliga a intervenir directamente a las personas que conviven con él.

    Por todo ello, sirva a modo de ejemplo el siguiente testimonio de una madre:

    “… Mi hij@ no obedece nunca, no parece escuchar cuando le hablamos y provoca constantemente conflictos en casa con la única finalidad de molestarnos y enfadarnos. A penas se entretiene con nada, siempre está cambiando de actividad, incluso sin haber finalizado la anterior. Como resultado de todo esto, el ambiente en casa es irrespirable, muy tenso y conflictivo. Las relaciones entre nosotros y nuestro hijo son cada día más complejas y difíciles. También nos irrita y desespera muchísimo su desobediencia y negativa para hacer las tareas escolares. Además, su carácter desafiante, nos perjudica seriamente a todos, y las relaciones con sus herman@s, son pésimas, y las discusiones y peleas entre ellos son frecuentes…”

    Al principio, en la mayoría de las ocasiones, los padres se esfuerzan por estar a la altura de las exigencias y retos que les plantean los problemas y dificultades de sus hij@s, tratando de responder satisfactoriamente a los requisitos y demandas. Tienden a comprometerse e implicarse muy intensamente en la tareas de fomentar el autocontrol y la adaptación de sus hij@s e intervienen con mayor esfuerzo y entrega con la única finalidad de controlar el comportamiento caótico, alterado e inesperado de los niñ@s.

    Transcurrido cierto tiempo, durante el cual las interacciones se ven influenciadas por las limitaciones y excesos del niñ@, además de los intentos de control y compensación de los padres, la experiencia diaria, le revela que no existe una correspondencia entre su trabajo y esfuerzo, en relación a la mejora del comportamiento que detectan en su hij@, ya que pese a los esfuerzos de ambos, no se percibe ningún cambio significativo.

    El resultado de esta realidad, se traduce en estrés, desánimo, percepción de incompetencia, e incluso reacciones de cierta intolerancia en las dificultades y problemas del niñ@, además, de menor sensibilidad en la interacción con su hij@ TDAH, originándose relaciones conflictivas padres-hijo, características de este cuadro.

    Las interacciones con los herman@s resultan también difíciles y complicadas, ya que habitualmente provocan conflictos y discusiones, además de ser poco sensibles al razonamiento con sus herman@s, sobre todo cuando insisten en querer hacer algo que molesta a estos o quieren manipular algún juguete, disco, libro, o mismamente manejar la Play Station o Nintendo DS que sus herman@s utilizan normalmente.

    Estos, perciben la convivencia diaria confusos, irritados y cansados por la dinámica familiar y generalmente están molestos y disgustados debido a la atención intensa y dedicación unidireccional que la mayoría de los padres suelen prestar.

    En líneas generales, la forma de actuar de los padres está definida por dos aspectos muy significativos:
    1.Las exigencias respecto al rendimiento y progreso académico según sus expectativas y en comparación a cómo se desenvuelven sus hermanos respecto a estas asuntos.
    2.Preocupación por el incumplimiento reiterado por parte del niñ@ TDAH de normas de convivencia y reglas que rigen el funcionamiento familiar (horarios, responsabilidades individuales, comer, dormir, etc.).

    Ante esta perspectiva, los padres, cada vez toleran menos los incumplimientos del niñ@ y pasa a adquirir el perfil o la etiqueta de “niñ@ problemático y difícil”.

    “…Si dices que quieres hacer lo que te indicamos ¿por qué no lo haces?…”

    “…Aunque afirmas que no volverás a meterme en líos, ¿por qué al ratito se te olvida y todo sigue igual…?”

    “…Cuantas veces nos has asegurado que cumplirás con tus responsabilidades, y a la hora de la verdad, todo sigue igual…”

    El niñ@ TDAH, en la mayoría de las ocasiones, suele ignorar estas indicaciones y hacer caso omiso a las indicaciones de los padres y desobedecer, circunstancia que normalmente desencadena en discusiones, amenazas y enfados, que van configurando una dinámica familiar en la que se deterioran significativamente las relaciones entre sus miembros y se reduce la autoestima del niñ@ con TDAH.

    Cuando fallan los métodos de disciplina tradicionales, generalmente los problemas asociados al TDAH suelen ser la causa principal además de mediar los frecuentes conflictos y disputas familiares y conyugales.

    Esta consecuencia, está avalada por varias investigaciones científicas que manifiestan que los niñ@s con TDAH tienen “un don” para contribuir a perturbar significativamente la vida familiar, trastornar la vida de los padres e incrementar su estrés.

    Esta rutina tan conflictiva y tensa desencadena en los padres enfados y sentimientos de frustración, que se incrementan cuando son conscientes de que las estrategias y métodos educativos y de disciplina que habían puesto en práctica hasta la fecha y creían conocer bien, no funcionan con este hij@ con TDAH. De tal manera, que la experiencia personal asociada al fracaso que acumulan al intentar resolver los conflictos de la forma que conocen, les genera una serie de consecuencias familiares y personales que se pueden sintetizar en los siguientes apartados:
    Agotamiento emocional, incertidumbre, cansancio, sentimientos de culpa, frustración, y autocrítica en términos de negligencia o ineficacia en la crianza-educación de su hij@ con TDAH.

    Cuestiones habituales como:

    “… ¿Qué estamos haciendo mal?…”

    “… ¿Dónde nos estamos equivocando?…”

    “… ¿Hagamos lo que hagamos, esto va a ser siempre así?

    Están presentes frecuentemente en su cabeza por lo necesitan encontrar una respuesta efectiva a sus preguntas.

    Otro aspecto primordial que preocupa a los padres es la crítica y reprobación de la que pueden ser objeto desde el propio entorno familiar (abuelos, hermanos, tíos), escolar (profesores, terapeutas, director centro escolar) profesional y social (amigos, compañeros). Esta preocupación se asienta en los comentarios y observaciones de carácter sutil pero no explícito que escuchan en relación a sus hij@s con TDAH:

    “… Le consientes todo y no le riñes…”

    “… Debes replantearte la forma que tienes de educar a tu hij@…”

    “… Tienes poca autoridad con tu hijo…”

    “… Le compras todos los caprichos que quiere, está totalmente consentido…”

    “… No le dedicas el tiempo suficiente…”
    En otro sentido, suele ser habitual también encontrarse en situaciones en las que los padres pueden “perder el control”, incrementando significativamente las discusiones y confrontaciones de una forma más intensa y duradera. En consecuencia, la convivencia familiar se deteriora y con frecuencia va acompañada de tensiones, críticas y reproches recíprocos entre ambos padres que se censuran mutuamente por su tolerancia excesiva y sus exigencias desmesuradas para con el niñ@.

    En este ambiente, las relaciones padres-hij@s son cada vez más complicadas y hostiles, lo cual disminuye de forma evidente las posibilidades de éxito en la resolución de problemas y conflictos en casa: los contactos, las muestras de cariño y afecto y las interacciones positivas son escasas, breves o prácticamente nulas.
    Se consolida el perfil del niñ@ como “…incontrolable, problemático, difícil…”, al tiempo que se fortalece la creencia de responsabilizarle de los conflictos y alteraciones que se generan en la vida familiar.

    En realidad la conflictividad familiar con origen en el comportamiento disruptivo del niñ@ se desarrolla según una secuencia que puede describirse de la siguiente manera:
    1.Los padres usualmente dan instrucciones y órdenes dirigidas a que el niñ@ realice según sus directrices, las actividades, tareas, conductas y responsabilidades.
    2.Dichas indicaciones no van seguidas de la conducta esperada. Éste ignora las órdenes, desobedece y realiza cualquier otra actividad al margen de la indicada, excusándose diciendo que estaba pensando en otra cosa o que se le ha olvidado lo que le decían.
    3.Este comportamiento, genera en sus padres irritación, tensión, frustración, cansancio y decepción.
    4.Los padres, cuando han visto fracasar las diferentes tentativas de control y modificación (dialogar con él, persuadirle, o razonar sobre su comportamiento) suelen responder con reproches, amenazas y castigos.

    Ahora bien, si los episodios son muy frecuentes y se repiten diariamente, también pueden tolerar que el niñ@ “haga lo que quiera” limitando su actuación a amenazas ocasionales, eludiendo reproducir órdenes e insistiendo en las responsabilidades y obligaciones del niñ@ en el hogar, de tal forma que asumen los “deberes” de su hijo y comienzan así, cierta tolerancia hacia su comportamiento disruptivo.

    5. No obstante, los conflictos reiterados y la escasa respuesta favorable del niñ@ con TDAH repercute en los padres y genera como ya hemos comentado anteriormente, algunas de las siguientes consecuencias: negación de lo que sucede, sentimiento de culpa por actuaciones pasadas, preocupación por las consecuencias de las estrategias disciplinarias que utilizan, aceptación de las circunstancias y problemática de su hij@, toma de decisiones respecto a consultar con profesionales para que les orienten y asesoren, y, planteamiento e inicio de un plan de intervención.

    Siguiendo la línea de actuación habitual basada en la premisa de que es imprescindible “conocer y comprender lo qué ocurre para saber qué hacer”, a continuación, se expondrán algunas indicaciones, que en la medida de lo posible, les ayudarán a manejar y mejorar el comportamiento de su hij@ en casa:

    1. Es esencial ser capaces de “empatizar”, es decir, “ponerse en el lugar del otro”, en este caso, su hij@ con TDAH. Deben comprender que su comportamiento disruptivo, desobediente, indisciplinado, problemático, etc., no responde a una intención deliberada de fastidiar o desafiar.

    2. Deben tratar de juzgar la realidad desde diferentes perspectivas. “No sean jamás exigentes e intransigentes”, enfádense sólo por lo que realmente es importante, si reflexionan se darán cuenta que en la mayoría de las ocasiones, buena parte de los conflictos y disputas que mantienen con su hij@, en realidad, no merecen tanto enfado y hostilidad.

    3. Aprendan a prestar atención positiva a su hij@, si es menor de 9 años, designen 20 minutos al día, que será su “tiempo especial” al menos con uno de ustedes (no puede haber otros niños) y pasen ese tiempo exclusivamente con su hij@. Con los niñ@s pequeños hay que empezar diciéndoles que ha llegado su “ratito especial” para jugar y preguntarles qué quieren hacer. No intenten dirigir ni controlar la actividad, simplemente relájense y pásenlo bien intentando entender lo que hace e interesándose. Cuando lleven unos minutos observando, empiecen a describir en voz alta algunas de las cosas que hace para mostrar su interés pero no hagan preguntas (excepto si no entiende lo que hace o lo que significa), tampoco corrijan lo que hace, aunque tenga dificultades o lo haga “mal”. Después, digan de vez en cuando alguna frase de aprobación o de admiración que lo anime (…qué bien lo estas haciendo, me gusta mucho cuando juegas así, en silencio…) o denle muestras de aprobación no verbales: un abrazo, una caricia, una sonrisa, un guiño, etc. Si el niñ@ empezará a portarse mal, deben intentar ignorarlo mirando a otro lado, pero si sigue, díganle que no van a jugar más con él hoy, porque no se está portando correctamente, levántense y salgan de la habitación. Si el niñ@ es mayor de 9 años, no es necesario que sea un periodo de tiempo tan estructurado, simplemente busquen un “espacio” cuando su hij@ esté jugando y únanse a él interesándose por lo que hace.

    4. Usen la atención positiva para mejorar la obediencia de su hij@. Ahora que ya saben prestar atención positiva en el juego de su hij@, deben extenderla a cuando el niñ@ está obedeciendo o siguiendo instrucciones suyas de forma adecuada. Así conseguirán que esté más dispuesto a obedecer cuando ustedes le piden algo. Cuando le den una orden, no se marchen, quédense para ver cómo la cumple, y díganle lo contentos que están por lo bien que lo está haciendo: “…qué bien lo estás haciendo…, fantástico…, ya verás cuando le diga a papa/mamá lo bien que lo estás haciendo…, qué orgullos@ estoy de ti…”. Esto son algunos ejemplos de prestar atención positiva, pero quizás sea mejor que cada uno de ustedes busque su propia forma, según crean para estimularle mejor. Si su hij@ hace algún trabajo sin que hayan necesitado decírselo, deben reconocérselo aún con mayor intensidad y tengan en cuenta que no es el momento para buscar la perfección, simplemente díganle lo orgullosos que están de que lo haya hecho sólo. Deben animarle siempre en todas las cosas que haga bien y busquen a partir de ellas, que obedezca inmediatamente para intentar animarle y motivarle especialmente cuando lo haga bien, en una palabra: “pilléenlo siendo bueno”. A continuación, y después de haber trabajado esto durante al menos una semana, busquen momentos en que su hij@ no esté muy ocupado y pídanle pequeños favores: “… ¿me alcanzas aquella revista?, ¿puedes sujetar aquí, mientras doblo esta sábana?…” Es decir, pequeñas ayudas que solo requieran unos segundos, pero intenten repetirlo varias veces al día y luego deben darle las gracias y anímenle por haberlo hecho: “…cómo me gusta cuando me ayudas así…”, siendo su objetivo principal aumentar las posibilidades de que lo haga bien para poder reforzar su buen comportamiento.

    5. Traten de dar órdenes más eficaces, concisas y claras. El propósito de esta indicación es mejorar la forma en que ustedes le piden a su hij@ que haga algo u obedezca sus instrucciones. Lo primero que tienen que tener en cuenta es que sólo deben seleccionar y mandarle hacer cosas que realmente quieran que se hagan, es decir, eliminen los cientos de órdenes que dan cada día y de las cuales sólo se cumplen la mitad. Nunca den las órdenes en forma de favor ni de pregunta. No digan: “…¿Por qué no recoges los juguetes ahora?…” Simplemente digan la orden en un tono firme y directo: “…Recoge los juguetes…”. Otro aspecto importante es no dar demasiadas órdenes a la vez, deben reducirlas a pasos pequeños y sencillos. Cuando ordenen algo deben asegurarse que no hay distracciones (televisión, música, juegos, etc.) y que su hij@ está prestando atención. A continuación, pídanle afectivamente que la repita para cerciorarse de que la ha entendido.

    6. Procuren ser coherentes y consistentes en la aplicación de reglas y normas de disciplina. Deben esforzarse en mantener el control y no se dejen llevar por la ira y las tensiones, sin olvidar nunca que, pese a los esfuerzos que realiza, su hij@ no logra autocontrolarse como a ustedes le gustaría.

    7. Eviten los castigos desproporcionados y aquellos que se proponen para mañana, la semana o el mes que viene, ya que son niñ@s que viven al instante y no tienen conciencia de futuro. Recuerden que recurrir reiteradamente al castigo para manejar y controlar la conducta de su hij@ invalida la utilidad del mismo, puede afectarle emocionalmente y mermar su autoestima. Si creen que esto les ha podido suceder, sería interesante que reflexionen sobre ello y que se pregunten cuál era su propósito al castigar a su hij@ y si ha servido para algo, porque la experiencia de castigar sin buscar un objetivo claro no tiene sentido.

    8. Recuerden siempre que es preferible castigar a través de la carencia o retirada de premios que mediante castigos físicos. Cuando el mal comportamiento es más serio, puede usarse el “time out” o “tiempo fuera”, que significa retirar al niñ@ a un sitio tranquilo, aislado para cumplir un tiempo de penalización: “…Si no haces lo que te digo te tendrás que sentar en la silla del rincón…”, por cada año de edad deberá sentarse en la silla un minuto. Durante este tiempo nadie puede hablar con el niñ@ y no empieza a contar hasta que no deje de quejarse, y si se levanta otra vez, empieza de nuevo. Si aún así el niñ@ se levanta, deberá estar con el sujetándole, pero sin pegarle. Una vez que su hij@ cumpla el castigo, deberán preguntarle por qué le han castigado, y una vez que lo diga, deben felicitarle por haber cumplido el castigo y decirle que está perdonado. Pero no se les ocurra prepararle una merienda ni darle mimos especiales, porque sino el castigo perdería su efecto.

    8. Después de los enfados deben darle la oportunidad de justificarse y aceptar sus disculpas. A continuación, deben recordarle las normas e insistan en que le corresponde cumplirlas y adaptarse a las reglas conocidas y acordadas por él, sin olvidar reforzar y apoyar los intentos de solución que el mismo niñ@ pueda plantearles, de tal modo que están transmitiéndole confianza en sus posibilidades y asegurando su autoestima.

    9. Deben acordarse de reforzar, alabar, premiar y recompensar mediante signos de aprobación (sonrisa, caricias, mirada afectuosa, guiños) los logros diarios por muy insignificantes que sean y los esfuerzos de su hij@ hace, para inhibir y controlar su comportamiento disruptivo y comportarse como se espera de él.

    10. Aprendan a observar el comportamiento de su hij@, a analizar las situaciones más comprometidas en casa y en lugares públicos y anticipen las dificultades. Deben programar la vida familiar estableciendo rutinas y hábitos que el niñ@ conozca con la única finalidad de ayudarle a ir ajustándose a las normas. Eviten la improvisación en la medida de lo posible y en caso de alteraciones en la rutina, comuníquenselo previamente para que no afecte negativamente a el control e inhibición de su comportamiento.

    11. Intenten “negociar” en vez de “imponer”. Traten siempre de negociar con su hij@ y acuerden con él los quehaceres y obligaciones que a su entender debe realizar en casa. Si reflexionan sobre ello, observarán que es el único modo en que ambos obtienen amplios beneficios porque existe un compromiso por ambas partes al saber que él puede cumplir las normas y ustedes podrán pedirle responsabilidades, con un coste emocional previsiblemente menor.

    12. Eviten la espiral que conduce a los conflictos, las tensiones, la irritación, la hostilidad y la frustración que causan las malas relaciones en casa tanto para su hij@ como para ustedes. Para lograr alcanzar este objetivo, es necesario tener en cuenta lo siguiente: no se planteen grandes objetivos, concéntrense en los logros diarios, organicen la vida familiar en torno a hábitos, rutinas y horarios que permitan regularizar el comportamiento de su hij@ y traten de evitar la sobreestimulación ambiental.

    13. Recuerden que el enfado y malestar comprensible que les origina el comportamiento disruptivo, activo, incontrolado e indisciplinado no puede imponerse jamás y relegar las muestras de cariño y afecto hacia él. El niñ@ debe observar en todo momento que se le tiene en cuenta y ustedes reflexionar y ser conscientes de que las dificultades, exigencias y experiencias de fracaso a las que hace frente su hij@ requieren contar con toda su dedicación y apoyo incondicional.

    14. Para finalizar, es esencial diseñar un plan de actuación dirigido por la estabilidad, consistencia y regularidad en su comportamiento para hacer frente a los problemas y dificultades que pueda presentar.

    El manejo de los problemas característicos del trastorno requiere que los padres emprendan una tarea trabajosa y planificada, basada en la reflexión y autocrítica respecto al modo de responder habitualmente a los retos que supone el comportamiento problemático y disruptivo del niñ@ con TDAH, con la única finalidad de organizar, estructurar y disponer favorablemente el ambiente familiar y adoptar las medidas oportunas para controlar el estrés asociado que inevitablemente experimentan.

    No resulta fácil para los padres admitir y reconocer que existen problemas, ya que la “normalidad” de los signos externos (conducta y apariencia) encubre la realidad, naturaleza y dimensiones de un problema complejo que comienza a dibujarse en el horizonte de la convivencia familiar cuando a los padres les preocupa, no el modo y manera como se comporta habitualmente su hij@, (nada peculiar o extravagante), sino las dimensiones cuantitativas que alcanza su comportamiento y las consecuencias que este origina (dificultades escolares, conflictos familiares, deterioro social).

  36. miryea dijo:

    otro enlace que me han enviado: Gracias Fransesc
    New post on Josep Pamies blog

    HIPERACTIVIDAD INFANTIL, ADITIVOS ALIMENTARIOS Y DROGAS FARMACÉUTICAS
    by joseppamies

    Un estudio encargado por la Agencia e Seguridad Alimentaria británica, a la Universidad de Southhampton http://sociedad.elpais.com/sociedad/2007/09/06/actualidad/1189029601_850215.html y publicado en la revista médica The Lancet, a descubierto que la mezcla de cualquiera de estos colorantes ( E102- E122- E124- E110- E104- E129) que están en muchas bebidas de refrescos y en las llamadas “chucherias”, combinadas con la ingesta del conservante E211, también presente en estos productos, provoca Hiperactividad infantil (TDAH), con lo cual ya tienen, las industrias químico-farmacéuticas que fabrican estos arsenales de colorantes y conservantes artificiales, la excusa para recomendar tranquilizantes peligrosísimos en temprana edad, fabricados también por la misma mafia químico-farmacéutica.

    Las autoridades tanto Europeas como españolas dedicadas a velar por la salud de sus ciudadanos , no solo no encarga estos estudios sino que solo se limitan a decir que es responsabilidad del consumidor investigar si estos aditivos químicos están o no en los productos de los supermercados e intentar evitarlos si así lo creen conveniente.

    Como no sabemos si esta es o no la única causa que desarrolla el trastorno de Hiperactividad en los niños, valoramos mucho los trabajos realizados por Javier Altamirano ( de niño y adolescente padeció una grave hiperactividad), el cual ha desarrollado una técnica que ahorra a los padres el doloroso acto de tener que drogar con tranquilizantes a sus hijos.

    En este enlace http://www.youtube.com/watch?v=WngDB11Hcxo , podrán visionar el video de la Conferencia magistral que dio en Balaguer en la Feria de Slow Food y Dulce Revolución, “Alimentación y Salud”, donde nos explico sus métodos. Gracias Javier por tus aportaciones y por haber sabido salir del túnel en que estuviste metido.

    Gracias por estar haciendo el trabajo que correspondería hacer a una administración sanitaria responsable.

    Esperamos que pronto publiques tu libro sobre el tema y podamos ampliar nuestros conocimientos en este tema .
    joseppamies | octubre 27, 2012 en 5:48 pm | Categorías: critica social, Salud | URL: http://wp.me/paozp-sj

  37. miryea dijo:

    una buena noticia, tras casi cinco años…el sttratera desaparecerá de nuestras vidas.
    Aún no me lo puedo creer.
    Esperanza para otros y esperemos que realidad`para nosotros

  38. aurvitoria dijo:

    Es realmente vegonzoso que se jueguecon la salud de nuestros hijos. Confiamos en un sistema de bienestar que nos vende que nos cuida. No es cierto. Volvamos a las hierbas de las sorginas. Esas que no tenían efectos secundarios.

  39. miryea dijo:

    quiero adjuntar parte del documento que la fundación ADANA facilita. A veces creo que debiera de releerlo para no olvidar algunas de las dificultades innatas , en este caso en concreto, de cara a la juventud-adolescencia..
    Espero que os sirva de algo.
    A MIS PADRES Y MAESTROS LES PIDO…
    • Se necesita partir de un buen diagnóstico que descarte otras posibles
    causas que pudieran provocar los mismos síntomas que el TDAH.
    • Si este diagnóstico no se diera correría un gran riesgo de presentar otros
    problemas asociados como baja autoestima, problemas académicos,
    problemas de conducta…
    • Muchos muchachos como yo arrastramos un gran historial de consultas
    a especialistas (médicos, psicólogos, psiquiatras…) que dificultan, en un
    principio, estar dispuestos a comenzar un nuevo tratamiento.
    Necesitamos que nos lo expliquen y justifiquen.
    • Mis padres y maestros deben entender que deben permitirme andar más
    solo, que no es lo mismo que sentirme solo, pues con su “vigilancia
    camuflada” yo sé que están ahí.
    • Muchas veces no he obedecido las normas porque no estaba atento
    cuando me las decían o porque las olvidaba fácilmente. Me va bien que
    me las recuerden y que me las expliquen para que las considere justas.
    • Que eviten utilizar etiquetas como “pasota”, “gandul” o “maleducado” ya
    que pueden ocasionar que nos lo terminemos creyendo y nos convirtamos
    en unos verdaderos “vagos” “pasotas” o “gandules”. Sería un lástima,
    ¿no?.
    • Me molesta tremendamente que sólo me hablen de los estudios, parece
    que no les preocupe nada más de mí. Me gusta entablar conversaciones
    agradables con mis padres o profesores, que me pregunten como
    me siento, se interesen por lo que hago y por lo que pienso.
    • Me molesta que me ridiculicen ante mis amigos o compañeros, prefiero
    que me digan las cosas a solas.
    • Agradezco que me supervisen de forma especial durante los exámenes
    ayudándome a controlar el tiempo del que dispongo y a comprender las
    preguntas.
    ADANA
    FUNDACION
    8
    RECUERDO QUE
    1. Dejé de sentirme mal cuando comprendí qué era el TDAH y
    busqué a alguien que me pudiese ayudar.
    2. Hay muchas cosas que puedo hacer para mejorar mis dificultades
    a la hora de mantener la atención y controlar mi impulsividad
    o hiperactividad.
    3. Necesito una serie de “trucos” para mejorar mi estudio diario.
    4. En esta etapa de mi vida me encuentro con situaciones nuevas
    que pueden implicar riesgos que he de aprender a controlar.
    5. Son muchos los aspectos positivos que yo tengo y de los cuales
    puedo sacar partido: soy creativo, cariñoso y simpático.
    ADANA

  40. miryea dijo:

    Desde la critud puedo decir que quien no se consuela es porque no quiere. El día a día solo sabe uno lo que es y aunque nadie puede hacer por tí, cierto es que necesitamos saber, oir, leer y compartir de otras experiencias que nos hagan respirar, creer que algo cambiara, que mejorará y sobre todo…que no nos hará sufrir más .
    Porque seamos honestos, es posible que nos duela recibir est u otro diagnóstico, es doloroso, ver las dificultades que en el dia adía vamos encontrando, pero aún más desgarrador y doloroso es ver el dolor que nuestros hijos e hijas sienten por sus actos, por sus inadecuaciones, por sus diferencias, por sentir que sus necesidades no se cubren por saber y sentirse a ratitos o a montoncitos diferentes…
    habilidades sociales…destrezas adaptativas, vivr desde el corazón, ser habil emocional y empaticamente….
    y así os citaría un sinfín de apreciaciones, de etiquetas, de dificultades, de dolores….de mentiras o tan solo…de cadenas
    a continucación…añado algo que me han mandado.
    un fuerte abrazo a todos y cada uno de los luchadores que hay al otro lado

    Aunque tenga que ser tratado
    El TDAH tiene su lado positivo: creatividad, imaginación y capacidad práctica

    07/05/2013 – R.R.

    Incluso tiene cosas positivas: suelen ser niños más creativos, imaginativos y capaces de resolver con rapidez problemas prácticas.

    Imprimir
    Share on emailEnviar a un amigo
    Share on twitterTweeter
    Share on facebookFacebook
    Share on meneameMeneame
    More Sharing ServicesCompartir

    Deja tu comentario

    Un programa español de realidad virtual en 3D ayuda al diagnóstico del TDAH

    Última hora
    Demuestran que el agua es el punto en común entre la Tierra y la Luna
    Tokio recuerda el viaje de Núñez de Balboa con una muestra y una conferencia
    La justicia brasileña ordena retirar a los indios de una polémica represa amazónica
    El Congreso aprueba definitivamente la reforma de la Ley de Costas

    José Ángel Alda, jefe sección psiquiatría infantil Hospital Sant Juan de Déu de Barcelona, asegura que la primera descripción que se conoce del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se hizo en 1854. En 1902 se publicó un artículo en Lancet. Ahora ya se sabe mucho más. Por ejemplo, que la enfermedad se manifiesta a los siete años, pero los síntomas aparecen antes. Esos síntomas son la hiperactividad y la impulsividad, y el déficit de atención. Hay una continuidad entre la normalidad y la patología.

    El TDAH es más frecuente de lo que parece. Algunos síntomas pueden ser ansiedad, problemas de comportamientos y de escritura. En España se calcula que en todas las clases se pueden encontrar entre uno y tres niños con TDAH. Es más probable que los afectados sean varones.

    A medida que se trata, la evolución ofrece un descenso de la impulsividad pero se mantiene el déficit de atención. Aún así, el 70% mantendrá síntomas durante la adolescencia y la mitad en juventud. Poco a poco irá mejorando.

    Hay tres tipos de pacientes: inatento puro, el que combina hiperactividad y déficit de atención, o el impulsivo. Dentro de esta división, el 60% de los casos de TDAH es el combinado, el 15% el inatento y el 10% de impulsividad.

    Guía de práctica clínica para detectar el TDAH

    Fulgencio Madrid, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (Feaadah) y padre de dos chicos con TDAH asegura que es un trastorno que implica a la motivación y a las habilidades sociales. Ha impulsado con psicólogos, educadores y especialistas el proyecto Pandah para divulgar el estudio sobre este trastorno.

    A su hijo menor se lo detectaron cuando tenía seis años. Al mayor, cuando ya había cumplido los 20 y del tipo impulsivo. Uno de cada cuatro casos de fracaso escolar está relacionado con TDAH. Fulgencio está convencido de que en los colegios, uno de cada 20 niños en un aula va a tener TDAH.

    Dentro de la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) hay una enmienda en la que se pide que se incluya el TDAH en la atención a la diversidad. La norma permite adaptar el currículo. La realidad es que sólo una comunidad tiene un equipo dedicado al TDAH.

    En el sistema de salud existen pocos programas de actuación. Sólo en Cataluña en el tema de adicciones, y en Murcia se implanta la guía de práctica clínica. Cuesta mucho el tratamiento farmacológico y hay familias que no pueden permitírselo. Demandan en el Ministerio de Sanidad que se incluyan en los llamados medicamentos de punto negro, o con el mínimo coste. Pero hay un proyecto de precios de referencia, pero por cuestión burocrática no se incluyen todos los fármacos.

    “Hay gente que piensa que es una cuestión de creencia y moda”. Es necesario una psicoterapia, pero el sistema no lo cubre. Normalmente, las asociaciones asumen esta labor pero llegan a pocas familias y el caso es que los padres tienen que descansar, porque hay muchas “quemadas”.

  41. miryea dijo:

    Desde la critud puedo decir que quien no se consuela es porque no quiere. El día a día solo sabe uno lo que es y aunque nadie puede hacer por tí, cierto es que necesitamos saber, oir, leer y compartir de otras experiencias que nos hagan respirar, creer que algo cambiara, que mejorará y sobre todo…que no nos hará sufrir más .
    Porque seamos honestos, es posible que nos duela recibir est u otro diagnóstico, es doloroso, ver las dificultades que en el dia adía vamos encontrando, pero aún más desgarrador y doloroso es ver el dolor que nuestros hijos e hijas sienten por sus actos, por sus inadecuaciones, por sus diferencias, por sentir que sus necesidades no se cubren por saber y sentirse a ratitos o a montoncitos diferentes…
    habilidades sociales…destrezas adaptativas, vivr desde el corazón, ser habil emocional y empaticamente….
    y así os citaría un sinfín de apreciaciones, de etiquetas, de dificultades, de dolores….de mentiras o tan solo…de cadenas
    a continucación…añado algo que me han mandado.
    un fuerte abrazo a todos y cada uno de los luchadores que hay al otro lado

    Aunque tenga que ser tratado
    El TDAH tiene su lado positivo: creatividad, imaginación y capacidad práctica

    07/05/2013 – R.R.

    Incluso tiene cosas positivas: suelen ser niños más creativos, imaginativos y capaces de resolver con rapidez problemas prácticas.

    José Ángel Alda, jefe sección psiquiatría infantil Hospital Sant Juan de Déu de Barcelona, asegura que la primera descripción que se conoce del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se hizo en 1854. En 1902 se publicó un artículo en Lancet. Ahora ya se sabe mucho más. Por ejemplo, que la enfermedad se manifiesta a los siete años, pero los síntomas aparecen antes. Esos síntomas son la hiperactividad y la impulsividad, y el déficit de atención. Hay una continuidad entre la normalidad y la patología.

    El TDAH es más frecuente de lo que parece. Algunos síntomas pueden ser ansiedad, problemas de comportamientos y de escritura. En España se calcula que en todas las clases se pueden encontrar entre uno y tres niños con TDAH. Es más probable que los afectados sean varones.

    A medida que se trata, la evolución ofrece un descenso de la impulsividad pero se mantiene el déficit de atención. Aún así, el 70% mantendrá síntomas durante la adolescencia y la mitad en juventud. Poco a poco irá mejorando.

    Hay tres tipos de pacientes: inatento puro, el que combina hiperactividad y déficit de atención, o el impulsivo. Dentro de esta división, el 60% de los casos de TDAH es el combinado, el 15% el inatento y el 10% de impulsividad.

    Guía de práctica clínica para detectar el TDAH

    Fulgencio Madrid, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (Feaadah) y padre de dos chicos con TDAH asegura que es un trastorno que implica a la motivación y a las habilidades sociales. Ha impulsado con psicólogos, educadores y especialistas el proyecto Pandah para divulgar el estudio sobre este trastorno.

    A su hijo menor se lo detectaron cuando tenía seis años. Al mayor, cuando ya había cumplido los 20 y del tipo impulsivo. Uno de cada cuatro casos de fracaso escolar está relacionado con TDAH. Fulgencio está convencido de que en los colegios, uno de cada 20 niños en un aula va a tener TDAH.

    Dentro de la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) hay una enmienda en la que se pide que se incluya el TDAH en la atención a la diversidad. La norma permite adaptar el currículo. La realidad es que sólo una comunidad tiene un equipo dedicado al TDAH.

    En el sistema de salud existen pocos programas de actuación. Sólo en Cataluña en el tema de adicciones, y en Murcia se implanta la guía de práctica clínica. Cuesta mucho el tratamiento farmacológico y hay familias que no pueden permitírselo. Demandan en el Ministerio de Sanidad que se incluyan en los llamados medicamentos de punto negro, o con el mínimo coste. Pero hay un proyecto de precios de referencia, pero por cuestión burocrática no se incluyen todos los fármacos.

    “Hay gente que piensa que es una cuestión de creencia y moda”. Es necesario una psicoterapia, pero el sistema no lo cubre. Normalmente, las asociaciones asumen esta labor pero llegan a pocas familias y el caso es que los padres tienen que descansar, porque hay muchas “quemadas”.

    • xavier dijo:

      Yo estoy deseperado me detectaron tdh desde. Niño. yo pesaba que las cosa me iban a ir mejor ya de adulto pero me equibocaba furron a peor tengo 30 año no tego pareja ni casi amigos y con los problemas de concetracion tego mucho problemas en trabajo e intetado muchas vece superar mi problemas pero cadavez va a peor ya intetado en dos ocasion suicidarme ya no tego gana de vivivir mas quiero que se acabe esto

      • miryea dijo:

        Hola Xavier,
        Primero quiero agradecer tu comentario y el compartir algo en este espacio
        aunque suene a frase hecha , pero te diré que entiendo de qué me hablas. Por lo que cuentas las cosas no siempre son más fáciles con el paso de los años y es algo que a veces no todo el mundo quiere tener en cuenta. De todos modos , el TDAH como tal es un conjunto de características que se ha de seguir viendo, tratando y cuidando.¿hasta cuando?…
        no lo sé; cada persona somos un mundo pero cierto es que un buen profesional y quizá algo de medicación puedan ayudarte;
        Claro que cuando las cosas van mal, nos resulta el suicidio una salida probable, pero, nos toca aprender, nos toca seguir creciendo como personas.
        Busca esa ayuda, ese acompañamiento que te pueda servir, que te dé la seguridad que ahora necesitas para ser tú luego quien camine solo y por tí mismo.
        No desesperes!!
        Hay veces que no se puede negar ni “superar” una realidad pero SI podemos aprender a vivir con ella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s