La crueldad donde no tocaría

Roser Batlle

Proyecto Alas¿A qué edad es posible ser cruel? ¿En qué momento de la vida una persona es capaz de empezar a destilar veneno, de empezar a disfrutar provocando dolor o miedo en el otro?

Ene tiene catorce años, es un chico y no le gusta el fútbol, gran pecado en el paraíso de la testosterona. Prefiere, de lejos, las actividades artísticas.

Bien, pues esto parece ser suficiente para despertar la bestia que algunos de sus compañeros de curso llevan dentro. Le llaman maricón para insultarle y humillarle y no le dejan en paz.

No soportan que tenga sus propias aficiones y necesitan tener un blanco donde descargar su agresividad, es decir, su inseguridad y sus propios miedos.

Los padres de Ene están preocupados y quisieran hablar con los profesores, pero Ene les ruega que no lo hagan. Teme que sería peor, porque cargaría con el estigma adicional de ser considerado un chivato…

Ver la entrada original 94 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s