De los hijos…de los besos

Cuando pensamos en los hijos normalmente esbozamos una tímida sonrisa exterior y una enorme y gratificante sonrisa interior que nos llena, que nos alumbra en el día a día.

Cuando esos hijos no son la imagen esperada, el sueño esculpido en noches de fantasía, cuando

esos hijos son ellos, al margen de lo que nosotros hayamos soñado, querido o sembrado…

entonces, la sonrisa puede ser amarga, la mirada, puede cegarse o enturbiarse y en vez de luz, recibimos rayos, recibimos repetidas tormentas de truenos y descargas varias que…

nos asustan, nos bloquean, nos colocan en una situación de “shock”( similar a un duelo) que no hubieramos imaginado, deseado ni querido.

Por eso…recuerdo lo ya tapado, lo tristemente enterrado entre problemas y tensiones para recuperar de cada hijo un beso, de cada sonrisa un deseo y con cada caricia…el brillo del sol que alumbra el individual y social universo.De lo amargo... pero real

nada es eterno: ni lo bueno ni lo malo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De los hijos…de los besos

  1. aurvitoria dijo:

    Hace poco le decía a una madre de esas que idealizan la maternidad y que todo en sus hijos es bueno que yo no me siento bien siendo madre poque creo que no estaba preparada para ello. Me embarqué en la aventura sin demasiada responsabilidad.
    Este tipo de cosas no se pueden decir a cualquiera porque enseguida argumentan su fantasía de cuento Disney.
    Es duro. Siempre lo digo. Es un trabajo duro y continuado. Al menos si lo enfrentas como yo: preguntando, hablando, consultando y buscando la mejor manera de afrontar las dificultades diarias. A veces son muy simples: colicos, rabietas (os acordáis, ja,ja, ja) Otras son más gordas: robos, drogas…
    Recuerdo mi propia adolescencia. Fué terrible, no solo para mis padres. Era una rebelde con causa pero nadieme podía ayudar. Mis hijos ahora se sienten igual.
    No dura todo siempre ¡menos mal!. Javier Urra dice que la adolescencia no es una enfermedad ni un drama. Pero, querido señor, hay que pasarla.
    Espero que vuelvan los besos que ahora se han quedado dormidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s