De la puta del rey

Lloraba en un rincón, discreta, como antaño en su día a día…

la puta del rey reconstruyó entre sollozos el recuerdo de pasados días.

Dijo haber entregado y esperado; dijo ,aún a sabiendas del engaño del que era partícipe,  que confiaba.

Ella quería ser mujer, compañera, pero no quería ser solo eso: la puta del rey

Allí la he dejado.

¡Pobre ilusa, pobre mujer!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De la puta del rey

  1. aurvitoria dijo:

    Pobre,por no fijarse en lo que tin y no en lo que no tiene. Comparte alcoba con el rey, solo hay otra que pueda decirlo (la reina) y será la preferida y no lo vé. Pero…las mujeres siempre lo queremos todo, no nos conformamos con la mitad.o con una parte. Hazme caso…todo el tiempo. Quiereme…todo lo que puedas querer. Olvídame…como si nunca me hubieras conocido.

  2. miryea dijo:

    Yo entendí que ella descubrió que quería ser MUJER; con todo lo que esa palabra supone,con lo que ello conlleva.
    Ser mujer no supone que haya de venderse,de mendigar,prostituirse de una u otra manera o negarse a sí misma.
    Sería duro lo vivido ¡cómo no! Pero bendito ese amargo momento que le ha llevado a sentir el nuevo autoplacer de sentirse, de ser…per se.
    Como la magnolia…breve…pero antagónicamente…duradera.

    • aurvitoria dijo:

      La perdición es la consciencia de la realidad. Como dicen los gallegos: Lo que no tiene nombe no existe. Saber qué soy , donde estoy, qué quiero supone siempre romper con el pasado y, a veces, con el presente. Creo que muchas veces, y lo digo por mí, preferiria no haber abierto los ojos y verme usada.

      • miryea dijo:

        Uy! asusta un poco esa última anotación: “…preferiría no haber abierto los ojos y verme usada”. Es duro abrir los ojos y más aún tener que ver lo que de sobra se sabe que hace daño, pero… hay entre otras muchas, dos calras elecciones: la de vivir una mentira o la de vivir una ” verdad” o…la de no vivir.
        Creo que nadie nos explicó que VIVIR significa sentir en propia carne el dolor una y otra vez. Quizá debieramos de enseñar a nuestro vástagos que esa es una gran verdad que en la vida ” real” se omite, no se si por ignoracia, por miedo o por qué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s