¿Cual es el propósito de la vida?

de Martha E. Vera, el Martes, 15 de septiembre de 2009 a la(s) 17:29 ·
 

He considerado esta pregunta y me gustaría compartir mis pensamientos con la esperanza de que puedan aportar un beneficio práctico y directo a todos aquellos que los lean. Creo que el propósito de la vida es ser feliz. Desde el momento del nacimiento, cada ser humano busca la felicidad y no quiere el sufrimiento. Esto no se ve afectado ni por las condiciones sociales o de educación ni por las ideologías. Desde lo más profundo de nuestro ser, simplemente deseamos ser felices. No sé si el universo con sus incontables galaxias, estrellas y planetas, tiene un significado más profundo o no, pero en último término está claro que nosotros, seres humanos que vivimos en esta tierra, nos enfrentamos a la tarea de conseguir una vida feliz. Por ello, es importante descubrir aquello que traiga consigo el mayor grado de felicidad. Desde mi propia y limitada experiencia, he descubierto que el mayor grado de tranquilidad interna viene del desarrollo del amor y la compasión. Cuanto más nos preocupamos de la felicidad de los demás, mayor es nuestro sentimiento de bienestar. Cultivando un sentimiento cálido, cercano a los demás, automáticamente ponemos nuestra mente en un estado de calma. Esto nos ayuda a remover todos aquellos miedos o inseguridades que podamos tener y nos da la fuerza necesaria para enfrentarnos a cualquier obstáculo que surja. Es la fuente última de éxito en la vida. Mientras vivamos en este mundo, estamos destinados a encontrar problemas. Si en esos momentos perdemos la esperanza y nos desanimamos, disminuiremos nuestra capacidad para enfrentarnos a las adversidades. Si, por otro lado, recordamos que no somos los únicos, sino que todo el mundo debe experimentar sufrimientos, esta perspectiva más realista de la situación aumentará nuestra determinación y capacidad para superar los problemas. Es más, con esta actitud, cada nuevo obstáculo puede ser visto como otra oportunidad para mejorar nuestra mente. Así pues, podemos esforzarnos gradualmente para convertirnos en seres más compasivos, es decir, podemos desarrollar una simpatía genuina por el sufrimiento de los demás conjuntamente con el deseo de ayudarles a remover su dolor. Como resultado, aumentará nuestra propia serenidad y fuerza interna. La auténtica compasión no es sólo una respuesta emocional, sino un compromiso firme basado en la razón. Así pues, una actitud compasiva auténtica hacia los demás no cambiará incluso cuando ellos se comporten negativamente. Quiero enfatizar que está a nuestro alcance, con tiempo y paciencia, el desarrollar este tipo de compasión. Desde luego, nuestro egoísmo, nuestro apego al sentimiento de un yo independiente, existe en sí mismo, trabaja fundamentalmente para inhibir nuestra compasión. Aún más, la auténtica compasión se puede experimentar solamente cuando este tipo de apego al yo es eliminado. Pero esto no significa que no podamos empezar y hacer progresos a partir de este mismo momento. Mi cita preferida del libro de Shantideva es: «Mientras queden seres sensibles, mientras quede el espacio, me quedaré yo para servir, o para hacer alguna pequeña contribución en provecho de los demás».
Buda dijo: «Somos nuestro propio protector y nuestro propio enemigo».El proceso de cultivarse a sí mismo tiene muchos niveles. Para los principiantes, sin embargo, la primera necesidad es evitar los diez cursos de acción negativos y observar sus opuestos, los diez cursos positivos. Tres de ellos hacen referencia a las acciones físicas: en vez de matar, deberíamos amar la vida y respetarla; en vez de robar, deberíamos dar cuanto podamos para ayudar a los demás, y en vez de desear a las esposas de otros hombres, deberíamos respetar los sentimientos de los demás. Cuatro están relacionados con el habla: en vez de mentir, siempre deberíamos decir la verdad; en vez de sembrar la disensión entre los demás burlándonos de ellos y difamándolos, deberíamos alentar la virtud hablando de sus buenas cualidades; la crítica y los comentarios ásperos deberían ser sustituidos por palabras amables, suaves y llenas de amor, y la charla insustancial debería ser evitada y sustituida por actividades que tengan algún significado. Por último, tres hacen referencia a la mente: el deseo de aferrarse a las cosas debe ser superado y hay que cultivar el desprendimiento; la animadversión dirigida contra los demás debe ser sustituida por sentimientos de amor y compasión, y las creencias incorrectas deben ser eliminadas al tiempo que se cultivan las actitudes realistas.
Los seres humanos podemos alcanzar la iluminación en el curso de una vida. Pero la vida es corta, y una gran parte de ella ya ha transcurrido. Deberíamos preguntarnos qué progresos espirituales hemos hecho. La muerte puede llegar en cualquier momento, y cuando lo haga lo único que podremos llevarnos con nosotros serán las huellas mentales de las acciones de nuestra vida. Si hemos practicado el dharma o hemos adquirido su comprensión, esa energía estará allí con nosotros. Pero si nos hemos pasado la vida sumidos en la negatividad, la conciencia que viaje a los mundos futuros estará llena de pensamientos negativos y se verá acosada por los recuerdos de nuestros caminos samsáricos. Ahora que podemos practicar el dharma, deberíamos hacerlo con la mayor intensidad y pureza posibles. La práctica del dharma proporciona paz y armonía tanto a nuestras mentes como a las de quienes nos rodean en esta misma vida y, si no alcanzamos la iluminación en el curso de esta existencia, nos proporcionará una joya capaz de satisfacer los deseos que podremos llevarnos a vidas futuras para que nos sirva de ayuda en el camino espiritual. El futuro está en nuestras manos, lo que realmente importa es practicar el dharma aquí y ahora. Si lo hiciéramos, todos nuestros planes se realizarían. Cuando cultivamos las actividades virtuosas hoy, las leyes aseguran que aparezca una corriente de cambio positivo. Esto es lo que tiene de realmente maravilloso el ser humano. La humanidad puede afectar dinámicamente su estado de existencia futuro aplicando la sabiduría discriminatoria a todas las actividades del cuerpo, el habla y la mente. Usar y cultivar esta sabiduría que nos distingue equivale a destilar la misma esencia de la vida humana.
(tomado de LA COMPASIÓN Y EL INDIVIDUO. EL PROPÓSITO DE LA VIDA. DALAI LAMA

Y como me encanta mirarlo….la foto de su Santidad

                                          

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Cual es el propósito de la vida?

  1. aurvitoria dijo:

    “El hombre no pide nacer, no sabe vivir y no quiere morir”. Ese es el verdadero origen de nuestro comportamiento: el miedo a la muerte. Nuestra consciencia no nos permite entender el por qué seres tan exquisitos, tan avanzados, tan filósofos natos deben, un día, desaparecer sin dejar rastro. ¿Cómo puede ser posible que después de tantos años de aprendizaje, de lucha por la supervivencia, de amor y desamor, desaparezcamos? Para ello buscamos una explicación toda nuestra vida y como no la encontramos aparecen las religiones, las creencias que nos aportan un camino a seguir, una calma a esa angustia nocturna en la que tenemos consciencia del fin.
    La búsqueda de la felicidad no es más que un consuelo: ya que estoy viva, voy a intentar ser feliz.. A algunos hacer felices a los demás les dá la propia felicidad. Estupendo. Pero no nos llevaremos nada. Todo lo que hagamos quedará aquí. La eternidad es eso, que alguien recuerde una frase tuya, un gesto, una caricia, un hecho…en fin, una parte de nuestra vida que ha influido en otra persona. Pero el fin es el fin. Así que bebamos, riámos y disfrutemos de felicidades propias y ajenas mientras estemos vivas.

  2. miryea dijo:

    Quizá el homb re como tal, desde su “ignorancia”más humana, olvida lo que ya sabe y se aferra a la concreta y finita idea de que esta vida ES la vida. Cada cual ha nacido para aprender , si quiere aprender, lo que ha de aprender. Tarea de cada cual es encontrar su leccion correspondiente y su camino: Errando, creciendo, llorando, riendo o tan sólo atreviéndose a VIVIR. Nacemos, vivimos y morimos solos. Negar la realidad innegable nos conlleva un sufrimiento innecesario y un tanto futil, pero al que nos agarramos porque pensar o sentir que nada es o que nada vale, nos crea una angustia VITAL a veces dificil de sostener o simplemente…insostenible.
    Todo está bien, lo dificil es llegar a comprender de qué forma o en qué medida está bien. Resulta facil decirlo…lo dificil es vivirlo, sentirlo y por lo tanto encarnarlo e integrarlo.
    Por esa comidita de mañana… menú ¿vale?

    • aurvitoria dijo:

      Me gustan las cosas pequeñas, muy pequeñas. Una compañía, un chupito, un sutil beso, una ligera caricia con un solo dedo. Cada cual encuentra la felicidad en diferentes cosas, personas y gestos. He disfrutado de nuestra pequeña escapada como una loca. Después de regreso a la normalidad…pero con una sonrisa de felicidad en los labios. Pintados de rojo, eso sí.

      • miryea dijo:

        ¡Pero qué nutritiva la salida! Es un placer.
        En nuestra mitología el tres…tiene su gran importancia; ¿tendrá ello algo que ver? Fijate tú que han sido también tres horas, tres bellas, tres historias…y tres marías¿ lo recuerdas? La….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s