Algo sobre la rencarnación

Copia- copiae: Fragmento extraido sin filtro previo de una web “AmanecerespirituAL”

“El hecho que un misterio esté más allá del alcance de la comprensión humana no significa que no debamos intentar comprenderlo, hasta donde ello sea posible, dentro del dominio del intelecto.
Quienes comprendemos las Leyes Divinas que nos rigen, aceptamos el karma y sabemos que el mal es un aspecto transitorio y el bien un aspecto permanente, y que vida tras vida, mediante la evolución, se cumple el camino de retorno a nuestro creador; que no hay personas superiores ni inferiores, pues todos somos hermanos y como espíritus, hijos de la divinidad, siendo algunas almas encarnadas más evolucionadas que otras, ya que han nacido con anterioridad unas de otras.
No somos culpables de nuestra ignorancia y de nuestro actuar ignorante. No es culpa del destino ni del azar nacer como nacemos, ni ser quien somos. El universo es regido por Leyes Divinas a las que no escapamos. Todo tiene su justa razón de ser. No debes dañar a otros, pero a su vez no debes aceptar ser dañado por otros. No debemos atacar pero sí defendernos.

Cada individuo es exactamente lo que él se ha ganado el derecho de ser, lo rodea aquella felicidad cuyos derechos ha adquirido en el pasado. Se enfrenta en la actualidad con las deudas contraídas en la anterior vida y que hoy le salen al encuentro.
La infelicidad es el resultado del sufrimiento infligido a otros en la vida anterior y que antes de nacer aceptó reparar. El hombre es el resultado de su pasado y será el fruto de su presente. Si quieres conocer el pasado, mira tu vida presente. Si quieres conocer el futuro, mira tu vida presente.
BUDA

Cada alma está dotada de latentes atributos que necesita manifestar. Nada es al azar, todo tiene su razón de ser. Cada alma recibe, para cumplir su misión, un programa cósmico computacional que permite escoger el adecuado código genético que su cuerpo necesita junto con el medio ambiente apropiado que lo rodea.
No es nada fácil comprender la razón de la diferencia social entre humanos y menos fácil me resulta intentar explicarlo.
Nace un individuo dentro de una familia que le imparte desde la cuna una buena educación moral y ambiente de elevados ideales, mientras otro abre los ojos a un mundo mezquino donde se le enseña desde la infancia a mentir y robar. ¿Sería justo exigir lo mismo de ambos? ¿Es justo recompensar eternamente al uno por vivir honestamente cuando ha sido colocado en un ambiente tal que difícilmente podría dejar de hacerlo, o castigar al otro eternamente, que se encuentra en condiciones tan adversas que apenas puede tener una vaga noción de lo que constituye la moralidad?. Si existiese una sola vida esto es lo que ocurriría. Sería justo esto?.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s