Un café con leche.

Camino un poco más despacio, necesito respirar para relajar mi desvocado corazón por creer que en esta mi nueva cita será ella…la consumación de un ideal reservado solo a mi silencio, a mi secreto.

Mis manos juguetean dentro del bolsillo recorriendo el recuerdo de su cuerpo aún desdibujado tras tantos días desde nuestro primer y único encuentro. La recorro, la huelo, la deseo y la imagino…cerca de mi cuerpo, cerca de mis labios y devorándola previo a tan siquiera rozarla.

Ya estoy en la puerta  y veo su cabello de espaldas a la puerta…lentamente recorro el último tramo; poso mi mano sobre su espalda, con cautela, con recato; un tímido y fugaz beso en su mejilla derecha y me siento frente a ella.

Aún mi respiración está agitada entre la realidad y el deseo. Pido otro día más un café con leche. Respiro, tomo mi tiempo y mi espacio.

Pero hay algo que nadie ve….no somos dos sino tres: dos presentes y un ausente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un café con leche.

  1. aurvitoria dijo:

    ¡¡cÓMO SE NOTA QUE ESTAMOS DE jUEVES, JA,JA,JA!!

  2. miryea dijo:

    Mira que eresssssss.
    +Pues esta es la respuesta a una propuesta que me hicieron…. me dijeron que escribiera.
    me encantan las propuestas y me estimulan porque con tanta mala noticia… me pongo sino un tanto lúgubre.
    Ya tengo la siguiente propuesta….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s