El circo de la mariposa

Hay momentos en los que uno se siente en la encrucijada de seguir, parar o simplemente…dejar de andar. Cada motivo es algo tan fuerte que nada, salvo el que lo está viviendo… llega a entenderlo( y a veces ni tan siquiera él/ella).

Hablé de la historia de Marisa, conozco otras que me gustaría poder compartir tras el previo consentimiento. Pero quiero subrayar la importancia de esa mano amiga que espera, esa mano, mirada, voz o lo que fuera que nos aupa en otro plano y nos vuelve a nuestro propio centro para que…sigamos creyendo en nosotros mismos y con ello sigamos creciendo, viviendo y siendo.

Pensar que en algun momento todos encontramos  esa “fuerza” es reconfortante, gratificante, etc,etc.

Por esa mirada, esa caricia, esa sonrisa que nos hizo seguir en esos momentos de lapsus y parón. Para ellos va el enlace que aportó Aurvitoria con todo ese amor que le caracteriza.

http://youtu.be/zy7k60g1xTg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s