La vida sigue

Amanece una vez más que no es poco y contenta por ello…vuelvo al recuerdo de un gran amigo a quien la vida, al igual que a mí y otros muchos, ha dado un nuevo susto.

Amanece entre sueños rotos y reiterados recuerdos que llevan a un remolino que arrastra, no a la vida, sino a la muerte; un remolino de negaciones varias que no aclaran, sino que oscurecen, pero… en ello me quedo.

Medito sobre el dolor de lo pasado y nada me puede borrar la satisfacción de lo vivido, aunque duela, aunque me haga temblar de miedo, de rabia o de angustia. Ello fue lo mismo que puede ser y ni yo ni nadie…tiene posibilidades de borrarlo o de evitarlo. Es mi vida, la que me toca vivir.

Amanece que no es poco y totalmente entregada al reconocer que ya nada hay que hacer más que confiar.Espero, dejo que la lluvia me moje, que el sol me seque, que el viento juegue con mi cabello y que las risas de los niños o una mirada amiga…calienten mi alma.

Por mucho que quiera, ya no hay nada que hacer más que confiar, más que entregarse, hacer pero dejar. Sentir, vivir y seguir soñando.

Acompañar y dejarme acompañar para  cuando llegue el momento…descansar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s