Comencemos un cuento o… hablemos de la vida.

Erase una vez…un reino, poderoso, tenebroso y.. lleno de ira y desencuentro.

Pero en dicho reino..nació un joven príncipe a quien parecía que nadie esperaba, pero.. que sin saberlo, supieron reconocerlo y lo amaron, lo bailaron y en silencio… lo protegieron y mimaron.

En ese reino, el príncipe reinaría algún día y es por ello que éste creció entre regias normas, expectativas que habría de cumplir y sueños.. que quisiera o no.. habría de conseguir.

El príncipe, apuesto donde los haya, probó de los néctares de la vida tratando de ser el apuesto joven que parecía y.. se instruyó también en las artes de la guerra, del combate y de la dialéctica….

Así creció y fue.. Satisfaciendo esas expectativas hasta que llegó el momento decisivo entre otros porque..la misión última de todo ser es la de procear para dejar perpetuidad de su especie, de su apellido, para mantener la torre que un día fue erigida . Ese día llegó y nuestro apuesto príncipe se casó con la que parecía ser la princesa de sus sueños.

Ella era frágil como una hoja, hermosa como una flor y él… soñaba con protegerla, mimarla y cuidarla para así , como rezaban los cuentos, ser ambos felices y comer perdices.

Jóvenes, enamorados que creen que la vida es un sueño que tiende a hacerse realidad… forjaron en el tálamo su primer desencuentro

Triste vida, triste realidad la de descubrir que no se hacen realidad los sueños y que la realidad no es materia en la que nadie nos instruye….

Así es que… comienza este y otros capítulos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Comencemos un cuento o… hablemos de la vida.

  1. miryea dijo:

    La desesperanza buscó tierra en la que germinar y fueron los devenires de la vida quienes hicieron que dicha semilla germinara en el quehacer de nuestro príncipe. Tristemente sorprendido por este nuevo sentir, decidió salir al bosque a pasear, sin rumbo fijo al que llegar y dejando que su corazón le llevara.
    Cansado de deambular se sentó a los pies de un árbol próximo a un trasparente río y allí, rendido …cayó en un profundo sueño.
    Fue realidad o realmente vivió una vez más en un sueño, pero allí, en aquellos parajes verdes y llenos de vida, inspiraba luz, confianza y vida y repentinamente una melodía ajena al propio sueño… le trajo al encuentro de sí. Abrió los ojos y a su lado una extraña sirena que cantaba sentada junto al río le recordó pasajes perdidos de inocencia y candor.
    El silencio le habló y con dulce melodía el canto de la sirena le devolvía la esperanza que un día el creyó haber perdido. La miró con ojos de inocencia y su corazón de hombre la besó en la distancia tratando de besar, al hacerlo, su propia alma.

  2. miryea dijo:

    pero la vida marca una y otra vez el devenir de acontecimientos y la tristeza del hombre, esa profunda y oculta es la de creerse director de su película sin saber que una y otra vez…. esquemas ocultos… afloran.
    La sirena era un pasaje previo al desencarno de la pasion más animal y de allí..nació la bestia que con años… se habrá nuevamente de reflejar.
    Ellos no sabían ni de genealogías ni de otras sistemías varias y es por ello, que el mundo, la vida, el karma y el sinsentido….marcaron este nuevo capitulo.
    El sol comenzó a tornarse rojo…. hermosa y extrañamente rojo.
    El principe henchido de gozo y poderío, creyó volver a ser aquel proyecto de su silenciado reino y.. prosiguió dejando sirenas, amantes y destierros que todo.. sería como soñó un lejano dia.
    De las siete hadas… la ultima, la que nadie vió… aso mó en su historia….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s